Al Atlético le entra vértigo en el peor momento: adiós a la Champions… y peligra la Liga

0
38

Al Atlético le ha entrado vértigo en el peor momento, cuando se deciden las temporadas. El equipo intratable de la primera mitad de la temporada, sólido en defensa y letal en ataque, ha dado paso a uno plagado de dudas tanto atrás como arriba. La consecuencia ha sido la eliminación en la Champions, dejando una imagen de equipo menor, y que su amplia ventaja al frente de la Liga se haya visto reducida drásticamente.

Todo iba bien a mediados de febrero. Con el Chelsea a la vuelta de la esquina, la distancia en la Liga era amplia, suficiente para, si se sabía administrar bien, poder llevarse el título siete años después. Tenía pendiente el Atlético un doble duelo ante el Levante, el primero en Valencia aplazado de la primera jornada, después en el Wanda Metropolitano. La diferencia sobre el segundo, el Real Madrid, era de cinco puntos, pero con dos partidos menos jugados. Sobre el Barça, tercero, era de ocho, con un encuentro menos disputado.

El empate ante el Levante (1-1) en el Ciutat de València el 17 de febrero fue el segundo tropiezo del mes, pues dos semanas antes ya se había empatado ante el Celta en el Wanda con un gol de los gallegos casi en el descuento. La distancia, sin embargo, seguía siendo importante. Pero apenas tres días después, la derrota ante el Levante (0-2) hizo saltar todas las alarmas: algo estaba empezando a fallar. Dani Cárdenas, portero granota aquel día, se convirtió en el héroe del choque con diez paradas y ni un solo gol encajado, récord de la Liga esta temporada. La puntería ya no estaba acompañando.

Tras el doble golpe moral ante los levantinistas, llegó el Chelsea. En el peor momento. Y el partido confirmó todos los temores: el Atlético de Madrid ya no era el equipo arrollador de octubre-noviembre. Un planteamiento excesivamente conservador le costó un buen número de críticas a Simeone, que apostó al 0-0 y le salió mal, el Chelsea venció por 0-1 con gol de Oliver Giroud.

La importante victoria en Villarreal (0-2) enderezó el rumbo de la nave colchonera, pero el empate en el derbi fue otro golpe por cómo se produjo: con el Atlético arriba en el marcador, el equipo se echó muy atrás y Benzema acabó empatando para el Real Madrid. Los colchoneros habían dejado salir con vida a un rival directo por el título.

Marcos Llorente, el jugador más en forma del equipo, y Luis Suárez salvaron a los colchoneros ante el Athletic, pero el pasado sábado, en Getafe, los fantasmas de la falta de gol regresaron. El empate sin goles en el Coliseum hizo que el Barça se quedara a solamente cuatro puntos y el Real Madrid a seis. El Atlético de Madrid había metido de nuevo en la pelea a los dos grandes de la competición.

Los problemas con las lesiones y varios jugadores con coronavirus afectaron claramente al rendimiento del equipo. En este mes largo, jugadores como Yannick Carrasco, Thomas Lemar, Joao Félix o Mario Hermoso no están estado disponibles en diversos partidos, además de Kieran Trippier, que ha estado más dos meses sin jugar por su sanción disciplinaria.

Un jugador ha sido especialmente señalado por su irregular rendimiento: Joao Félix. El luso perdió el puesto en el once y ha sido suplente en cuatro de los últimos seis partidos ligueros, incluido el decisivo derbi ante el Real Madrid. Dos goles en 14 partidos en este 2021 es el exiguo balance de un futbolista llamado a marcar las diferencias, por el que se pagó 127 millones de euros y que no termina de explotar… ni de conectar con el Cholo. El entrenador argentino le suelta una pulla o le defiende, según el día, pero es evidente que no es un miembro de su guardia pretoriana.

En Londres, ante el Chelsea, lo más preocupante no fue que no hubiera remontada, fue la imagen que dio el Atlético. “Hay que felicitar al rival cuando es superior”, reconoció Simeone tras el choque. “Esta Champions nos costó desde el inicio, nos costó y hay que aceptarlo, es la realidad, tenemos que seguir mejorando”, añadió el Cholo, consciente de que no han dado la talla en Europa.

Preocupante fue además el cambio de Luis Suárez a la hora del partido, con los colchoneros necesitando dos goles para clasificarse. Su cara, sus gestos al salir, auguran problemas futuros. Aunque la realidad del uruguayo es que no marca un gol fuera de casa en la Champions desde octubre de 2015. Un dato terrible.

Al conjunto colchonero le queda ahora aferrarse a la Liga, donde aún tiene una ventaja importante. Cuatro puntos sobre el Barça y seis sobre el Real Madrid, que además tienen que enfrentarse entre ellos. Pero la clave está en qué Atlético se verá y si el vértigo por ver a los dos gigantes apretando desde atrás le puede o lo acaba superando.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

cuatro × 2 =