Alana McLaughlin, la segunda mujer transgénero en competir en MMA, recibe multitud de críticas tras su combate

0
111

Alana McLaughlin se ha convertido en la segunda luchadora transgénero, tras Fallon Fox, en competir profesionalmente en un combate de MMA, la estadounidenese venció por sumisión a Celine Provost en poco más de tres minutos con una superioridad que ha reabierto el debate sobre si permitir combatir o no a las mujeres transgénero en la categoría femenina de cualquier estilo relacionado con el combate cuerpo a cuerpo.

McLaughlin fue parte del Ejército de Estados Unidos en Afganistán y perteneció al programa 18 XRAY de las Fuerzas Especiales, hasta que en el año 2010 decidió iniciar su transición a mujer. Pasó más de un año preparándose para poder debutar en una jaula, sometiéndose a exhaustivos controles hormonales para poder participar en la categoría femenina y cumplir todos los requisitos pertinentes, se encontró con que ninguna luchadora quería competir con ella. Una vez acabado el combate Mclaughlin ha agradecido que Provost aceptara su lucha.

En el tradicional levantamiento de mano que señala el vencedor del combate, McLauglin portaba una camiseta con el mensaje “end trans genocide” (acabar con el genocidio trans), consciente de que puede ser un símbolo para este grupo social. “Si queremos ver más atletas trans, si queremos ver más oportunidades para los niños trans, vamos a tener que abrirnos camino en esos espacios y hacerlo realidad“, declaró para Outsports.

La victoria aplastante de Mclaughin no ha tardado de recibir multitud de críticas, tildando a esta mujer de “abusona” y “cobarde”. Desde España, la plataforma feminista “Contra el Borrado de las Mujeres” ha denunciado esta situación de desigualdad en el deporte gracias a los vacíos legales que aún existen en la Ley Trans. “Al final las mujeres deberemos retirarnos del deporte de competición, que se queden ellos las medallas y los premios mal ganados y tramposos”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

dos × cinco =