Alejandro Blanco, sobre los Juegos de Invierno 2030: "La candidatura de los Pirineos, sin consenso, no tiene ninguna posibilidad"

0
41

Antes de subirse al avión en Barajas rumbo a los Juegos de Tokio, el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, ha asegurado en una entrevista a Heraldo que el proyecto olímpico de los Juegos de Invierno 2030 es de Cataluña y Aragón y debe basarse en el diálogo y entendimiento porque nadie es “ni más ni menos”.

Para empezar, una curiosidad. ¿La carta de interés firmada por el presidente de España para respaldar la candidatura habla de una iniciativa Cataluña y Aragón, Pirineus-Barcelona o una genérica de país?

El texto es el mismo que el de la carta del presidente Lambán.

Es decir, el texto que pactaron los tres presidentes con usted, una candidatura de Cataluña y Aragón, y que el líder catalán, Pere Aragonès, se saltó al referirse a Pirineus-Barcelona.

Todo tiene solución. Estas cosas hay que hablarlas y tiene que ser con el consenso con todos. Antes de esta candidatura, solo estaba Cataluña, era Barcelona-Pirineos o Pirineus, y la denominación en catalán o español tampoco era una preocupación. En el momento que entra Aragón, cambia eso. El nombre anterior tampoco estaba aprobado. Hay que tener tranquilidad, consenso, entendimiento y respeto. De otra forma, no tenemos recorrido como candidatura. Hemos conseguido lo que parecía imposible, tener la firma de todos; pues ahora vamos a hacer las cosas de acuerdo a todos.

El presidente aragonés acusa a la Generalitat de deslealtad al lanzar una candidatura de forma unilateral Pirineus-Barcelona. ¿Comparte su opinión?

Tenemos que hacer un repaso de dónde viene la candidatura. En 2011, el entonces alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, habla conmigo para presentar una candidatura, continuamos con Trías y luego entra la Generalitat, primero con Puigdemont, posteriormente con Torra y ahora con Aragonès. En un momento determinado, cuando aún no estaba aprobado el nombre de la candidatura, se especulaba con Barcelona-Pirineus. En el momento que entra Aragón, habrá que empezar a partir de septiembre las reuniones de trabajo para sacar absolutamente todo, basándonos en el consenso, respeto y entendimiento. No tenemos que alarmarnos, hay que estar tranquilos porque todo lo que se haga, absolutamente todo, tiene que ser con consenso.

Pero Lambán ha roto su compromiso con este proyecto olímpico. ¿Se puede recomponer el consenso por el que usted ha trabajado?

Lambán ha dicho algo muy importante, que rompía siempre que no hubiera igualdad.

Así lo hemos escrito.

Vamos a presentar una candidatura que abarca al Pirineo aragonés y catalán con la implicación del Gobierno de España y la coordinación del COE. Y tenemos que hacer las cosas de acuerdo con todos. Nadie predomina sobre nadie. Nadie es más ni menos que nadie. La candidatura tiene que ser fruto del acuerdo de todos y esto solo se puede lograr con diálogo, no de otra manera.

Usted pactó un modelo de carta para respaldar la candidatura, con Cataluña y Aragón en igualdad de condiciones, que la Generalitat no cumplió.

Bueno, mandé un modelo de carta para que los tres gobiernos apoyasen el escrito que yo enviaba al Comité Olímpico Internacional. Pere Aragonès lo modificó ligeramente, pero en este momento no lo considero una gran preocupación. En septiembre nos tenemos que sentar para poner las bases del proyecto, que es de todos y de nadie sobre nadie.

¿Estará el nombre de Aragón o de Zaragoza en la candidatura?

Tenemos que reunirnos en septiembre y empezar a trabajar. No tengo ninguna duda de que tiene que estar, fruto del consenso.

¿Cree que el Gobierno catalán lo aceptará?

Tiene que ser un acuerdo de todo el mundo. No tengo ninguna duda, porque Aragón entra en la candidatura. Tenemos que plantear todo encima de la mesa, no adelantar ni especular, y todas las partes implicadas, los gobiernos de España, Cataluña y Aragón, y el Comité Olímpico Español, tenemos que estar de acuerdo. Nadie puede pensar que su idea puede estar por encima de los demás. Sea quien sea.

Es decir, la candidatura de los Pirineos 2030 tendrá que ser de consenso o no será.

Sin consenso no hay ninguna posibilidad de seguir adelante. Tenemos que recorrer un camino largo y difícil con el Comité Olímpico Internacional y sin consenso entre nosotros, ¿qué posibilidades tenemos? No puede ser de otra manera, solo pido tranquilidad y llegar a un acuerdo en beneficio de todos porque estoy seguro de que nos va a llevar a buen puerto.

¿Cabría una candidatura solo de Cataluña?

El planteamiento que hemos hecho al COI es de Cataluña y Aragón.

¿Es eso lo que ha reflejado en su carta de declaración de intenciones que remitió el jueves al presidente del COI?

Exactamente. Una candidatura de los Pirineos de Cataluña y Aragón. Esa es la clave.

Cataluña condiciona la candidatura de los Pirineos a una consulta en el territorio. ¿Supone un inconveniente con el COI?

Es uno de los puntos de trabajo que abordaremos a partir de septiembre. Mi escrito ante el COI indica que empezamos las conversaciones para preparar la candidatura y tenemos que ir de su mano. Por eso, insisto en que es tan importante tener tranquilidad, formar los equipos de trabajo y empezar las reuniones con el Comité Olímpico Internacional.

¿Una candidatura de los Pirineos, con Andorra y Francia, contaría con más opciones?

Estamos planteando una en Cataluña y Aragón. Otra cosa es que con el proyecto técnico, en el que vamos a contar con los mejores especialistas, haya alguna posibilidad de hacer algo en Andorra. Eso lo tienen que decidir los técnicos con el acuerdo de todos.

La sostenibilidad es muy tenida en cuenta y aquí no hay, por ejemplo, infraestructuras para pruebas de salto. ¿Habría que contar con los Alpes?

Habrá que contar con la Agenda 2030, que incide muchísimo en no hacer grandes inversiones sin retorno, por lo que habrá que buscar soluciones alternativas.

¿Y pasan por contar con subsedes más allá del Pirineo?

Hay que ponerlo encima de la mesa, no le puedo adelantar nada que aún tenemos que hablar.

Aragón ha intentado varias veces celebrar unos Juegos. ¿Qué haría falta ahora para convencer a las autoridades olímpicas?

Ha cambiado todo absolutamente. Antes había una comisión de evaluación, se presentaban las valoraciones a la asamblea del COI y salías o no vencedor. Ahora se envía una carta, la que he mandado, y vas de la mano del Comité Olímpico. Si hay varias candidaturas, una comisión analiza cómo va su evolución y se decide cuál está preparada. No es una elección; de ahí la importancia del consenso y la unidad.

Siempre se ha dicho que el Pirineo no puede garantizar la nieve como en los Alpes. ¿Es realmente un inconveniente?

Esto preocupa a todo el mundo y por eso uno de los grandes estudios que tiene que preparar la candidatura es el que prediga la temperatura o el estado de la nieve en 2030. Hay especialistas que se dedican a ello.

¿Con qué rivales se podría medir el proyecto de los Pirineos?

Hasta que no presenten una carta de intenciones, no lo sabremos.

¿Hemos sido los primeros?

Sí.

¿Qué posibilidades tenemos de partida?

Si somos capaces de hacer un gran trabajo interno, lo veo con muchas posibilidades. Me pilla yéndome a Tokio, todo el mundo está pensando en los Juegos de Verano, y a la vuelta tendremos en febrero los de Invierno de Beijing. De septiembre a febrero preparemos el estudio técnico y veremos cuántos rivales vamos a tener, pero la base es hacer un trabajo muy bueno para presentar una gran candidatura. Ese es mi cometido, igual que ahora poner consenso.

¿Qué tiempo tendrán los rivales para presentar sus opciones?

El COI no ha marcado aún los plazos, pero es bueno empezar y tener el trabajo hecho para cuando diga ‘ahora empezamos’.

Se habla de 2023.

Dependerá de la evolución de las candidaturas, pero le puedo asegurar que ahora no hay una fecha.

¿Qué debería reunir el proyecto para ganar?

Un gran proyecto técnico y deportivo, que lo va a tener, así como la sostenibilidad, su legado y el significado de su historia.

¿Qué cronograma de trabajo se ha marcado?

Las primeras reuniones se tendrán en septiembre, crearemos los equipos técnicos y después de los Juegos de Invierno de Beijing se presentará de forma oficial el proyecto.

CHA e IU en Aragón y la CUP y los Comunes en Cataluña no avalan el sueño olímpico. ¿Supone un problema?

Ninguna candidatura tiene el 100% de apoyos, hay que respetar las ideas de todo el mundo, pero se trata de lograr el respaldo mayoritario. Y de garantizar la sostenibilidad, tanto ambiental como económica, pero en este caso no se necesita una gran inversión.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

dos × tres =