Anna Cruz se suma a Xargay y agrava la polémica con Mondelo: "Su maltrato psicológico me generó depresión"

0
57

Anna Cruz ha avivado la polémica que rodea a la selección femenina de baloncesto por los presuntos malos tratos psicológicos del ya exseleccionador Lucas Mondelo, quien dejaba su cargo tras las acusaciones de Marta Xargay.

Cruz, que ya anunció en enero que dejaba la selección y daba las primeras pistas de los problemas con el entrenador -“A la familia no se le trata así”, decía-, relata ahora ‘El País’ el calvario que vivió por su relación con Mondelo.

“Cuesta mucho llegar a la élite y es muy duro tenerlo que dejar porque una persona te hace la vida imposible. Su maltrato psicológico continuado me generó estrés, ansiedad, depresión… me llevó a abandonar la selección y a vivir un proceso muy difícil”, explica.

La jugadora catalana, única junto a Amaya Valdemoro en conquistar un anillo de la WNBA y artífice de algunos de los mayores éxitos de España en los últimos años, apoya la versión de Marta Xargay de que Mondelo aludía al peso y el estado físico de las jugadoras como medida de presión lo que, a Xargay, como relató, le llevó a sufrir bulimia:

“Sus aspavientos detrás de la báscula eran de escarnio público. Como si mis compañeras rusas no le entendieran. Ha hundido a muchas jugadoras. A mí no me pilló por ahí, pero me fue minando por otras vías”, cuenta Cruz.

Lanza un mensaje que pone en el foco el límite moral que debe acompañar a la exigencia deportiva: “La exigencia del deporte de élite no se puede llevar por delante el resto de valores. No todo vale para ganar y ganar no lo puede justificar todo. Se tiene que normalizar el decir basta, no el tragar siempre”.

Y se remonta a noviembre, su última concentración con la selección antes de tomar la decisión de abandonar en enero, cuando la situación ya se volvió para ella insostenible:

El abuso de poder se convirtió en humillación. Tuve que defenderme hasta de cuestiones de mi vida privada. Los ataques de ansiedad que sufrí aquellos días me llevaron a decir basta. No podía aguantar más toda esa mierda”, dice con dureza.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

cinco × 3 =