Ansu Fati devuelve la ilusión al Barça: números de estrella para estrenar su '10'

0
34

El barcelonismo vuelve a sonreír. Las nubes de tormenta que cubrían el Camp Nou cada vez más desde el pasado verano han dejado paso a un rayo de luz llamado Ansu Fati. El delantero volvió a pisar los terrenos de juego después de una lesión de 323 días que iban a ser en un principio cuatro meses. Una recuperación plagada de secretismo, con varias recaídas y sus pertinentes intervenciones que solo alargaban su tiempo de recuperación.

Todo ese proceso hizo que la vuelta de Ansu, además de ser muy cauta en todos los sentidos, fuese extremadamente esperada por la afición del Barça, anímicamente muy mermada. La falta de ídolos tras la marcha de Messi y el titubeante arranque de temporada, con tres empates en las cinco primeras jornadas y una bochornosa derrota contra el Bayern en Champions, hacían vital un soplo de aire fresco para devolver la ilusión al Camp Nou.

Así lo mostró la afición cuando saltó a calentar el nuevo ’10’ del equipo, coreando su nombre y aguardando impacientes su entrada en el campo. Ansu sabía del peso que tenía sobre él, un reto propio de una gran estrella y no de un chico de 18 años, además, con el ’10’ directamente heredado del mejor jugador de la historia del Barça.

El español respondió de la mejor manera, la única que parece saber hacerlo y en la que lo ha estado haciendo en los 48 partidos que suma ya como profesional, con goles. La jugada de su tanto retrataba a la perfección el hambre que tenía el delantero por volver. Diez minutos y solo tres veces en contacto con el balón, antes volver a ver puerta.

Roba la cartera al defensa del Levante, se deshace de su marca con un quiebro y se saca un latigazo para culminar la fiesta azulgrana que se vivió en el Camp Nou. Un día de 10 en el Camp Nou: 10 meses después volvía Ansu, estrenando el 10 y solo le bastaron 10 minutos para ver puerta.

Sin embargo, esta no es la primera vez en la que Ansu Fati deslumbra a los aficionados del Barça y del fútbol con su olfato goleador, que ya ha dejado unas escandalosas estadísticas de azulgrana. Sus 14 goles desde que debutó en 2019 como culé han llegado en tan solo 28 disparos a puerta, o lo que es lo mismo, por cada dos disparos entre palos, uno termina en gol.

Su facilidad para disparar desde lejos es otro de sus puntos fuertes, como mostró el pasado domingo. De sus 15 goles como profesional, cuatro han llegado desde fuera del área: dos en LaLiga, uno en Champions y otro con España, como rescató Míster Chip.

Sin embargo, no solo la ilusión en cuanto al nivel del equipo es la que ha despertado en la afición barcelonista, sino que también en lo que refiere a la actitud, algo que también se había dado por perdida en las últimas semanas. Ansu atendió a los micrófonos tras el partido y destrozó el ‘esto es lo que hay’ que entonó Piqué tras la debacle contra el Bayern y que se estaba instalando en la afición culé. Una nueva muestra de carácter ante las cámaras recordando que “somos el Barça” y que el equipo luchará por todos los títulos.

Ansu Fati ya ha llegado para resurgir al Barça, pero no lo hará solo. Entre sus escuderos, unos que le conoce bien, como Gavi o Eric, con el que fue creciendo por las categorías inferiores del Barça. Nico, que recibió el premio de la titularidad contra el Levante. Y los que ya ilusionaron con él la pasada temporada: Pedri, Araújo y compañía. Ansu vuelve a sonreír y el Barça, a ilusionarse.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

uno × cuatro =