Armada, UCA y CEI·Mar realizan actividades científicas en el XCIII crucero de instrucción de Elcano

0
259

Según ha explicado la Armada en una nota, las actividades científicas a realizar a bordo, que comenzaron el pasado Crucero de Instrucción, consisten en primer lugar en la obtención de perfiles de temperatura mediante lanzamiento de sondas desechables de temperatura (XBTs) a lo largo de la derrota del buque, que incluye un transecto que cruza el océano Atlántico desde Cádiz al continente americano, atravesando el Ecuador.

Con los datos obtenidos de perfiles en la columna de agua es posible construir secciones verticales de temperatura. Como objetivo científico se plantea la comparación de la variabilidad de la distribución de temperaturas en esas secciones entre las dos travesías realizadas en los cruceros previstos.

También se podrían utilizar los datos obtenidos para la validación de los modelos oceánicos disponibles (NCOM, Hycom, Myocean), comparando los perfiles obtenidos con los simulados por los modelos. Además, estos perfiles de temperatura se integrarán en bases de datos oceanográficos existentes. Como complemento, se implementará una rutina automatizada de observación de basura y mamíferos marinos que permita obtener conclusiones objetivas científicas en este campo.

Para el análisis e interpretación de los datos, la UCA dispone de la base de conocimiento necesaria, que permitirá obtener conclusiones a partir de las observaciones, así como mejorar y validar los modelos oceánicos globales.

La Universidad de Cádiz es un organismo de reconocido prestigio y está involucrada en proyectos de investigación relevantes en el ámbito marítimo. Además, su relación con el CEI·Mar permite contar con la experiencia de grupos de investigación de las diferentes universidades y centros que forman parte de este Campus.

Las observaciones adquiridas durante estas actividades tendrán aplicación en el estudio de las consecuencias del cambio climático y la monitorización de los océanos como reguladores del clima, ya que permitirán ampliar el conocimiento en esta área.

En este sentido, las actividades propuestas se enmarcan dentro de un “proyecto piloto” que evaluará la conveniencia de establecer un “programa de observación permanente” durante las siguientes expediciones del buque. Este programa contribuiría al mejor conocimiento y seguimiento de los cambios que el cambio climático pudiera estar provocando en la dinámica del océano.

De este modo, se podría establecer una nueva línea de colaboración de la Armada con la ciencia aportando a los guardiamarinas experiencia en este ámbito. El proyecto permitiría por tanto el acercamiento de los alumnos a ciertas áreas científicas involucrándose en la obtención de datos e incluso pudiendo involucrarse en el procesado e interpretación de estos datos.

Quedan abiertas posibles nuevas líneas de colaboración que pudieran surgir y que permitan complementar los datos obtenidos siempre dentro de los requerimientos que permitan no interferir con la actividad principal del buque.

Por tanto, la participación de la Universidad de Cádiz brinda el respaldo científico necesario para el adecuado planeamiento de la adquisición de los datos y su tratamiento, apoyándose en trabajos previos realizados por la comunidad científica y en líneas de trabajo abiertas que requieren de datos sistemáticos a nivel oceánico.

Además, la cercanía de la UCA y del IHM a agregaciones científicas como el CEI·Mar pudiera materializarse en ampliar esta colaboración y dar al proyecto un mayor respaldo institucional. Las relaciones habituales previamente establecidas de intercambio de conocimiento entre la UCA, CEI·Mar y el IHM ofrecen la garantía necesaria para la ejecución de este proyecto.

El Instituto Hidrográfico de la Marina, ubicado en la ciudad de Cádiz, es un centro de la Armada que realiza el apoyo que sea requerido para los intereses de la Armada y es el responsable además de elaborar y publicar la cartografía náutica básica del Estado. Por tanto, una de sus principales misiones es velar por la seguridad en la navegación y contribuir al desarrollo científico con el conocimiento del ámbito marítimo.

Sus antecedentes se podrían remontar a la propia Casa de Contratación de Sevilla, donde se coordinaban las labores de elaboración y depósito de la cartografía náutica elaborada por los pilotos (quienes tenía la capacidad de elaborar la cartografía náutica) en las numerosas expediciones realizadas por la Armada.

El Buque Escuela Juan Sebastián Elcano fue botado en Cádiz en el año 1927 y desde entonces cumple con eficacia su principal misión, que es la formación como marinos de los oficiales de la Armada, así como la representación de la Armada y del Estado, actuando como buque de apoyo a la política exterior, portando la insignia nacional en todos los países en los que recala, y recibiendo a bordo a diferentes autoridades y personalidades nacionales y extranjeras.

Un hito muy destacable dentro de este contexto conmemorativo, es el poder llevar a cabo la denominada ‘Expedición Bandera 1519’, en la que el buque porta la bandera del ‘Explorers Club’ de Nueva York, que fue entregada al buque en el año 2018 en Boston.

Esta bandera, impresa con la fecha 1519 brinda un reconocimiento de la gesta llevada a cabo en el pasado. Llevar la bandera del Club es un honor y un privilegio que se otorga en determinadas ocasiones desde 1918. Hoy existen solamente 202 banderas numeradas, cada una con su propia historia.

En esta ocasión, la conmemoración del V Centenario del trascendental hito histórico de acometer la primera vuelta al mundo, ha permitido contar con esta bandera a bordo del buque durante los dos próximos cruceros de instrucción. El poder lucir esta enseña, símbolo del espíritu científico y emprendedor, constituye una muestra visible de la importancia de la gesta realizada.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

1 × 5 =