Así son los nuevos Fórmula 1 que llegarán en 2022

0
53

Contratiempo en la planificación de la pretemporada del FC Barcelona después de que el Beitar Jerusalem haya roto las negociaciones del amistoso que ambos equipos iban a disputar el próximo 4 de agosto. El presidente del club israelí ha explicado que han tomado la decisión al considerar que la exigencia de los azulgranas de no jugar en Jerusalén es únicamente política.

El dueño del club, Moshe Hogeg, comunicó la decisión a través de un comunicado en redes sociales. “Con mucha pena hemos tenido que cancelar el partido contra el FC Barcelona. Después de tener el contrato listo para firmar y ser expuesto a la demanda inequívoca de que el partido no fuese celebrado en la capital, Jerusalén, y otras exigencias que no me gustaron, lo hemos pensado mucho y hemos decidido que sobre todo estoy orgulloso de ser judío e israelí”, comenzó explicando Hogeg.

“Compré el Beitar Jerusalem por amor a la ciudad santa. Luché una guerra amarga contra el racismo y seguiré luchándola. Promuevo la coexistencia y la búsqueda por la paz. Pero a la vez, un partido contra el Beitar Jerusalem merece celebrarse en Jeursalén, y el motivo de no celebrarlo en Jerusalén es político y si lo acepto, no podré estar bien conmigo mismo. No puedo traicionar a Jerusalén”, añadió el dueño del club de la capital israelí.

Del mismo modo, Hogeg se ha declarado seguidor del Barcelona y ha asegurado que “soñó con este partido por él y por los muchos niños que apoyan al Barça”, pero tras consultarlo con el alcalde de la ciudad, han acordado que la mejor decisión es la cancelación.

Toda esta polémica llega de manera reciente, después de que el Barcelona se haya dejado llevar por las presiones de la Asociación Palestina de Fútbol que censuró la idea del club. La PFA denunció que el partido se fuese a disputar “en la parte ocupada de Jerusalén, en violación directa de los derechos de la asociación”. Nada más lejos de la realidad, puesto que el Estadio Teddy Kollek se encuentra dentro de la zona israelí de la ciudad.

Por su parte, Ronald Koeman tendrá que esperar para poder enfrentarse a su hermano Erwin, que cogió las riendas del equipo jerosolimitano a inicios de este mes de julio.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

2 + 4 =