Asier Villalibre, ese extraño ejemplo de humildad en el fútbol de élite: juega un partido con los niños de su barrio

0
121

Cuando un futbolista llega a lo más alto, como un equipo de Primera División, el tópico le coloca en un coche de lujo, vestido con ropas caras y en una burbuja elitista, pero hay algunos jugadores que huyen de ese estereotipo.

Es el caso de Asier Villalibre. El delantero del Athletic de Bilbao se ha convertido, de nuevo, en un fenómeno viral en las redes por una imagen suya que ha empezado a circular con velocidad. En ella, aparece haciendo lo que hace en su día a día, jugar un partido de fútbol, pero en un contexto muy distinto: con unos niños, en un patio de cemento y de portero.

La escena no puede ser más elocuente. Villalibre, como uno más, está bajo palos mirando cómo los chavales pugnan por la pelota. La foto se ha compartido como un ejemplo más de que no es un jugador cualquiera, sino que tiene muy arraigado el valor de la humildad, y así se lo han reconocido numerosos aficionados. El auténtico fútbol del pueblo que, casualmente, fue captado por una cámara presente.

Villalibre no es un futbolista al uso. Tiene inquietudes artísticas, toca la trompeta (por eso se hizo muy conocido cuando ganaron la Supercopa de España al Barcelona) y junto a otros jugadores tiene una banda de música, Orsai, con la que, además de dar rienda suelta a su afición musical, también ejerce labores solidarias gracias a ser tan conocido.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

catorce − 4 =