Carla Suárez y su linfoma de Hodgkin: "Mi primera reacción fue preguntar qué tenía que hacer para recuperarme"

0
87

Carla Suárez acaba de comenzar la segunda parte de su larga batalla contra un cáncer, un linfoma de Hodgkin. La tenista canaria ha cumplido ya con sus ciclos de quimioterapia y ahora comenzará con unas sesiones de radioterapia para acabar de limpiar las células cancerígenas de su organismo.

La exnúmero 6 del mundo ha relatado cómo ha sido esta larga guerra en la que está sumida, aprovechando para contar su experiencia en el Día Mundial contra el Cáncer. Lo ha hecho en una extensa carta en ‘Players’ Voice’, de Eurosport, donde comienza relatando cómo fueron los días hasta llegar al diagnóstico.

“Ya entrenando me notaba algo cansada, ya estaba teniendo muchas náuseas muchos días seguidos, así que fuimos a hacernos una PCR, di negativo, luego fui al médico porque me dolía mucho la barriga y me dijeron que podía ser una gastritis. Pero yo seguía encontrándome mal, fuimos a ver a más médicos hasta que en una de las visitas con un doctor me dijo que una de las posibilidades era tener el linfoma de Hodgkin pero que tenían que esperar a ver los resultados. Yo mientras tanto me iba haciendo pruebas y biopsias de todos lados, hasta que finalmente me dieron la noticia”, recuerda.

Empezó entonces el proceso de asimilación, algo que para ella fue relativamente rápido gracias a su experiencia en el tenis profesional, acostumbrada a lidiar con lesiones. “Mi primera reacción fue preguntar qué tenía que hacer para recuperarme, tampoco pensé mucho más allá. La verdad es que ni siquiera le hice preguntas de qué era, por qué lo tenía o qué pasaba, simplemente quería saber qué tenía que hacer para recuperarme”, recuerda.

Comenzó entonces una recuperación larga, un tratamiento duro especialmente en lo físico. “Al final mentalmente te haces a la idea, ya sabes lo que hay, pero sí que es verdad que al ser algo nuevo que no había experimentado antes, nunca sabía cómo iba a reaccionar mi cuerpo. Físicamente ha habido días que ha sido muy duro, pero mentalmente lo he llevado muy bien”, destaca.

Además de intentar mantenerse en forma y practicar deporte, Carla Suárez relata que ha ido adquiriendo otras aficiones… aunque sin llegar a engancharse. “He estado en casa con mis padres, hemos visto series, he pintado mandalas, he jugado al ajedrez, he leído mucho, he hecho algo de ejercicio… pero no he descubierto nada, creo que lo que mejor se me sigue dando es el tenis”, admite.

Lejos de verse obligada a retirarse, aunque es algo que ya tenía pensado antes de enfrentarse al linfoma, Suárez tiene en el punto de mira los Juegos Olímpicos. Depende del ránking de otras españolas, pero es optimista. “Tengo una buena oportunidad, pero no depende de mí. Dependo de mis compañeras, dependo de Garbiñe, de que tenga buen ranking o no para poder jugar dobles juntas. Después depende solo de mis compañeras, en el cuadro individual sólo pueden ir cuatro. Si Garbiñe (Muguruza), Paula (Badosa), Sara (Sorribes) y Aliona (Bolsova) lo hacen muy bien pues yo me quedo fuera, no hay otra”, se resigna.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

once + doce =