Carlos Sainz, 2º en los libres, sueña alto y apunta al podio o incluso la victoria en el GP Mónaco

0
50

Ferrari va bien en Mónaco. Pocos lo esperaban, aunque la sorpresa es relativa después del buen arranque de campaña que protagonizaron, pero hay que remontarse muchos grandes premios atrás para ver a los dos coches de Maranello dominar un viernes.

Charles Leclerc, que corre en casa (literalmente: pasa al lado del balcón de su domicilio, donde este fin de semana tiene varios amigos de invitados a los que saludó mientras rodaba), fue el más rápido del día por delante de Carlos Sainz, que acabó 2º no sólo en la FP2 sino también en la FP1. El madrileño ya prometía acabar muy alto y las sensaciones eran muy positivas antes de llegar, pero el rendimiento de este jueves lo ha confirmado.

Y eso que para él no fue una jornada exenta de sustos. En los primeros libres, en los que Fernando Alonso tuvo un golpe contra el muro, él también ‘besó’ las protecciones. Un susto para probar los límites de la pista que, aquí, suponen prácticamente seguro un accidente.

En una pista que progresivamente fue mejorando sus condiciones, Sainz se mantuvo en la parte alta de la tabla constantemente. Aunque en los segundos libres no llegó a usar los neumáticos medios (que en Mónaco serán los, previsiblemente, óptimos para carrera), sí marcó terreno sobre los mismísimos Lewis Hamilton y Max Verstappen, a quienes mantuvo a raya en las dos tandas de la jornada.

Con su excompañero, de hecho, tuvo un pequeño encontronazo por la mañana. Viejos amigos y rivales (en la cantera de Red Bull no se entiende la competitividad si no es a mordiscos), el neerlandés se quejó de que el madrileño le había estorbado en la entrada al túnel y este le respondió con un pequeño pique entre ambos en el que dejó claro que no se deja amedrentar por nadie, por mucho Verstappen que sea.

Queda por ver si estas sensaciones se traducen el sábado en la clasificación. En un circuito como el monegasco, donde puede pasar de todo menos que haya adelantamientos constantes, buena parte de las opciones pasan por clasificar muy arriba. A Sainz se le da este circuito excepcionalmente bien, ya que ha puntuado en las cinco ocasiones que ha corrido en F1 y también aquí tiene grandes recuerdos de sus inicios, ya que fue el escenario de su debut en las World Series que acabó conquistando.

Después de cuatro citas en las que no se ha sentido del todo cómodo consigo mismo, más por miedo a equivocarse que por errores propios, Sainz espera dar la campanada en un trazado que marca a las leyendas. No en vano aquí se coronaron mitos como Jim Clark, Ayrton Senna o Michael Schumacher, amén del propio Lewis Hamilton que, pese a todo, sigue siendo el gran favorito en las quinielas.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

12 − 9 =