Conor McGregor se da un capricho de 1.000 dólares: una chuleta bañada en oro de 24 quilates

0
110

Conor McGregor no se priva de nada. Bien puede ser uno de los relojes más caros del mundo, trajes a medida, coches de lujo personalizados o una suculenta comida en la que gastarse el sueldo medio de un trabajador cualquiera.

Para esto último ha tenido que viajar a Dubái, donde se ha deleitado con uno de los manjares más exclusivos que se pueden comer. Se trata del conocido como ‘Golden Tomahawk‘, una chuleta de carne de vaca que se cocina en el restaurante del turco Nusr Et, más conocido como Salt Bae.

El excéntrico chef, conocido por todo el mundo más que por sus platos por su peculiar forma de tirar la sal en la comida, fue el encargado de deleitar al luchador irlandés con este asado a la parrilla, cuyo ingrediente extra aparte de la carne es lo que la hace más especial: está cubierto en oro de 24 quilates.

Dando por supuesto que ese oro es comestible, el coste de cada unidad de este ‘tomahawk’ es de 1.000 dólares.

McGregor se encuentra en plena recuperación de la dura derrota que sufrió en su última reentrada en el octógono. Ahora se está planteando nuevas metas, tanto deportivas como empresariales, entre las que no se descarta incluso ingresar en el deporte espectáculo de la lucha libre, lo que uniría dos de sus grandes pasiones: el show y el deporte.

Por el momento, se dedica a disfrutar de la vida junto a sus hijos y su pareja.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

cinco × 2 =