Coronavirus.- Alcalde de Barbate pide una reunión por videoconferencia a Planas por el estado del sector pesquero

0
225

En una nota, ha señalado que los buques de pesca no están obligados a paralizar su actividad, ya que esta forma parte de la cadena de abastecimiento alimentario, pero sin embargo, “no se toman todas las medidas necesarias por el Ministerio para el mejor cumplimiento y labores diarias, así como anteriormente el consenso con los entes pesqueros para poder elaborar un documento acorde a las necesidades actuales”.

En este sentido, ha añadido que desde el Ministerio se ha expuesto una serie de recomendaciones generales que, debido a las características singulares del empleo en el mar, “no se ajustan a la realidad”. Se apela a la responsabilidad del propio trabajador frente al riesgo de contagio, se expone que se divulgarán normas específicas para un control de embarque, organización y limpieza del buque, y cómo actuar en caso de sospecha o confirmación de positivo de Coronavirus.

Sin embargo, ha indicado, debido a las características propias de las embarcaciones pesqueras de la localidad, de reducidas dimensiones, el trabajo a bordo requiere contacto físico entre tripulantes. Los patrones de estos buques, como se exige en las normas aprobadas, no tienen la preparación mínima para determinar el estado de salud de sus tripulantes, careciendo además de EPIS necesarios para la prevención de sus trabajadores. Por otro lado, las embarcaciones carecen de espacio para contenedores varios donde ir arrojando asiduamente papel usado, guantes y mascarillas.

Igualmente surge el problema del transporte, ya que algunos de los barcos de Barbate faenan en el caladero de Cádiz y Huelva, por lo que estos buques tienen su base en el puerto de Cádiz. Por ello, las tripulaciones son trasladadas a diario a esta localidad en las furgonetas de nueve plazas que pertenecen a cada empresa. “El decreto impide que este traslado se pueda hacer de forma habitual, con lo que supone otra traba añadida a poder desempeñar este trabajo con la máxima normalidad”, según especifica el alcalde.

Molina ha aseverado que por estas razones, varios barcos de pesca ya se están viendo obligados a parar, ya que son muchos los trabajadores de estos que se niegan a embarcar por la falta de garantías sanitarias de las que carecen este tipo de embarcaciones. Tampoco se podría cumplir, en consecuencia, con el decreto de protección de los trabajadores ante el contagio por agentes biológicos durante el trabajo, que exige adoptar medidas de seguridad, “que por las características de este virus en cuestión y de los medios de que disponen estos barcos, no es posible para la empresa”.

Miguel Molina ha asegurado que la flota pesquera de Barbate tiene como prioridad seguir faenando para que “el alimento tan fundamental para la dieta humana como es el pescado no falte en los hogares españoles, pero así es meramente imposible, debido a que es nuevamente difícil y complicado respetar las normas impuestas por su Ministerio”.

“A todo esto le sumamos, el factor socioeconómico que redunda en la rotunda bajada de precios y en la escasa venta debido al cierre de la hostelería y tiendas directas, por lo que habrá pérdidas directas en el sector, en definitiva un perjuicio más a la situación del sector pesquero tan paliado en esta última década”, ha concluido el alcalde.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

diecisiete + trece =