¿Cuidas correctamente tu piel después de cada sesión de ejercicio?

0
71

El skincare es una tendencia que ha llegado para quedarse y las rutinas de cuidado facial cuentan con miles de adeptas y adeptos que buscan mejorar la salud de su piel y su aspecto. Y si tanto por la mañana como por la noche lavas tu cara, le aplicas sérums y tónicos y la hidratas… ¿por qué te olvidas de ella cuando vas a entrenar?

Durante las rutinas deportivas también es importante cuidar de la piel del rostro para que los avances y beneficios que se hayan conseguido con los tratamientos diarios y nocturnos no se pierdan. Para ello, hay que encontrar un equilibrio entre limpiar y desintoxicar la piel pero no en exceso, para no dañar la barrera natural protectora, e hidratarla pero agobiarla, sobre todo en el caso de las pieles más grasas.

Numerosas marcas de cosmética, como la famosa MiiN coreana o Simple, señalan el primer paso y más determinante de un buen cuidado de la piel durante el ejercicio: limpiarla antes y después. Bien acudas al gimnasio por la mañana o por la tarde, tendrás que eliminar las impurezas del rostro acumuladas tras el día o la noche. Utilizar un jabón adecuado para cada tipo de piel, evitando los ingredientes agresivos antes de entrenar, será la mejor manera de evitar que la piel se altere.

Después de entrenar en necesario volver a lavar el rostro para eliminar el sudor y otra serie de impurezas que han podido quedar en nuestros poros, ya que se abren con el ejercicio físico. Hay que evitar productos con un pH agresivo es mejor apostar por variantes que respeten la barrera natural de la piel y contengan ceramidas.

No es necesario volver a incorporar todos los productos de belleza después de entrenar si ya hemos cumplido con la rutina matutina y vespertina. Si el deporte se realiza a primera hora de la mañana, desde MiiN Cosmetics recomiendan lavar ligeramente el rostro e hidratarlo y después del entrenamiento realizar una limpieza en profundidad y completar todos los pasos de la rutina. Si, en cambio, entrenamos por la tarde o a mediodía, con limpiar suavemente e hidratar la piel después será suficiente, dejando la rutina más completa para la primera y última hora.

Igualmente, la hidratación antes de hacer ejercicio deberá ser ligera para que no se mezcle con el sudor y no incomode la piel, ya que es habitual, además, tocarse el rostro de repetidamente durante las sesiones de deporte. Hay que tratar siempre de escoger los productos más adecuados para nuestro tipo de piel.

Por último y no por ello menos importante: ¡Nunca hay que olvidar el protector solar! Los rayos del sol envejecen la piel y pueden tener consecuencias perjudiciales para la salud, por lo que antes de hacer deporte (sobre todo en el exterior, como el running) es indispensable aplicar una crema ligera con protección solar. Igualmente, no hay que olvidarse de volver a aplicar FPS al acabar el entrenamiento y salir a la calle.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

17 − diez =