Del milagro de Medinah a la masacre de Whistling Straits: así fue la humillación a Europa en la Ryder Cup

0
26

El golf mundial tardará un tiempo en recomponerse del shock después de la disputa de la 43ª edición de la Ryder Cup. Estados Unidos ha ganado con solvencia, algo que estaba previsto en las apuestas iniciales, a Europa, pero con una contundencia jamás vista: 19-9.

Ya se habla de la masacre de Whistling Straits, en respuesta al histórico milagro de Medinah como se dio a conocer el éxito del equipo del viejo continente en 2012 con José María Olazábal al frente. Los ‘hijos’ de aquel equipo (aunque aún quedan algunos componentes en activo) cayeron con una autoridad letal, y ni siquiera el liderazgo de facto de Sergio García y Jon Rahm, que se echaron el equipo a sus espaldas desde el mismo viernes, fue suficiente.

Quizá precisamente por eso no se pudo consumar la remontada. Los españoles se quedaron prácticamente solos desde el primer día. Jordan Spieth y Justin Thomas pusieron un 3-0 en el marcador el primer día, y la dupla española logró el primer punto para Europa intentando soñar aún con la posible remontada.

El sábado, sólo con medio punto logrado por Rahm y unos ‘foursomes’ imposibles de dar la vuelta, hacía casi impensable que la diferencia se recortase. El vasco empató su partido de ‘Four Ball’ junto a Tyrrell Hatton, pero fue un pequeño oasis. Con una ventaja de seis para el último día, la estadística se confirmó: ningún equipo ha logrado remontar más que cuatro puntos.

El domingo, el capitán estadounidense Steve Stricker recuperó la Ryder Cup para su país conun marcador final de 19-9. El mensaje del equipo más joven de la historia del país americano fue muy claro: hay un comienzo de una nueva era en el golf mundial.

Y es que el dato es demoledor. Los seis novatos estadounidenses en este torneo hicieron más puntos que toda Europa, con un récord de 14-4-3 incluido. No perdieron ninguna jornada por primera vez en 44 años, y el estado de forma de Dustin Johnson lo dice todo: primer estadounidense en ir 5-0 desde 1979. Después de nueve de las últimas doce Ryder a favor del viejo continente, el lago Michigan ha propiciado la mayor derrota desde que entraron en juego los golfistas de la Europa continental (antes sólo competían los británicos).

Habrá que ver si hay un cambio en próximos años. El golf europeo se encuentra en pleno proceso de relevo generacional y, a excepción de un Rahm que se mantiene de dulce, ahora mismo este deporte ha cruzado el Atlántico. Nada hace pensar que esto haya sido cuestión de un fin de semana.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

5 × 3 =