Diederick Schelfhout, el ciclista paralímpico que pasó 72 veces por quirófano tras un accidente

0
61

Este martes 24 de agosto comienzan los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, y con ellos siempre vienen de la mano auténticas historias de superación, como la del ciclista belga Diederick Schelfhout, que tras superar 72 operaciones volverá a participar en una nueva cita olímpica.

La vida de Schelfhout cambió por completo cuando en el año 2008, meses después de firmar su primer contrato como ciclista profesional, el belga tuvo un accidente de motocicleta. Chocó contra un automóvil y en la caída se deslizó hacia otro coche estacionado, con la mala suerte de que el tanque de su moto explotó, y también lo hizo el del automóvil estacionado. “Solo tuve una sensación, y fue sobrevivir“, comentó Schelfhout a CNN Sport.

Tras el accidente pasó varios meses en coma, sufriendo múltiples lesiones y el 80% de su cuerpo completamente quemado. Schelfhout tuvo que pasar hasta en 72 ocasiones por el quirófano para reconstruirle el cuerpo. “Tenía huesos rotos, mi brazo estaba hecho pedazos, mi pierna, mis manos. Fue terrible“.

Los médicos recomendaron a Schelfhout abandonar su sueño de ser ciclista debido a las graves lesiones que tenía en los nervios de su pierna izquierda y su cadera, pero desde el primer momento se negó a dejar atrás ese sueño. “Los primeros 20 metros fueron los metros más terribles de mi vida. Me dolía todo, y era como un niño de seis años que intentaba andar en bicicleta”.

Tal fue su persistencia en lograr su objetivo que un año después iba y venía del hospital en bicicleta. “Iba directamente a la habitación del médico y le dije: ‘Mira, estoy de vuelta en la bicicleta y me volveré más y más fuerte y volveré a correr. No sé cuándo, pero tengo la sensación de que es posible “.

Rápidamente se puso en contacto con la Unión Ciclista Internacional (UCI) buscando ser parte de la selección paraciclista belga, y a pesar de que fue excluido de la primera selección de Bélgica para los Juegos Paralímpicos de Río, a causa de un nuevo accidente en el que se rompió la clavícula y la cadera, Schelfhout no se dio por vencido.

Meses más tarde, recibió una llamada telefónica de la federación belga en la que le ofrecían un puesto en la selección para Río 2016. Schelfhout fuera de forma acabó décimo, y espera en estos Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 mejorar esa posición. “Estoy orgulloso de mí mismo porque le he demostrado al mundo que soy lo suficientemente fuerte como para volver a ser ciclista. Quiero mostrarle al mundo que es posible“.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

4 × cinco =