Eden Hazard, su nueva lesión y el club de los jugadores de cristal

0
57

La etapa de Eden Hazard en el Real Madrid, más que blanca, está siendo muy negra, sumando más lesiones que goles en el año y medio que lleva en la capital española. El pasado miércoles se le volvió a diagnosticar un daño en el recto anterior izquierdo, que le tendrá alejado de los terrenos de juego durante un mes.

Así, el belga se mete de lleno, si no lo estaba ya, en el club de futbolistas de cristal, aquellos que con poco que jueguen terminan lesionándose una y otra vez. Y es que desde que llegó al Real Madrid se ha ausentado en 43 partidos, a los que se sumarán los que se pierda por esta nueva lesión. Para ponerlo en perspectiva, en las siete temporadas que estuvo en el Chelsea, solo se perdió 20 encuentros.

A Hazard ya se le compara con otros dos clásicos de este ‘club’, que además vistieron la misma zamarra blanca que él. El primero es Gareth Bale, cuya carrera no logró despegar por la lacra que fue para él sufrir problemas físicos constantemente. Hasta 23 partes médicos emitió el Real Madrid en los siete años que pasó el galés en el club. Sin embargo, al ‘Expreso de Cardiff’ le salvan, en cierto modo, sus goles clave para los de Chamartín, sobre todo los de las finales de Champions en Lisboa o Kiev.

Otro al que Hazard sigue muy de cerca es a Kaka, con el que cada vez se identifican más similitudes. El brasileño llegó como ‘crack’ dos años después de ganar su Balón de Oro y se quedó en ‘catacrack’. Pese a llegar con unas altísimas expectativas en el verano de los nuevos galácticos de Florentino Pérez, el ‘8’ era un habitual de la enfermería blanca y sus constantes molestias nunca le dejaron demostrar su calidad real en el Bernabéu.

La afición blanca también recuerda a otros dos nombres en particular cuando se habla de lesión. Robert Prosinecki, fue un futbolista alemán de nacionalidad croata que llegó con un gran cartel al Real Madrid pero su etapa en el club quedó marcada por sus constantes problemas físicos, que, de hecho, fueron detectados en sus primeras pruebas médicas. Esas lesiones, con sus pertinentes pasos por quirófano, y las consecuencias tanto físicas como mentales impidieron que explotase de la manera que se esperaba de él.

También el paso de Woodgate por el Real Madrid quedó marcado por las lesiones. Llegó al Bernabéu en verano de 2004 y se marchó en 2007, tres años después en los que jugó tan solo 14 partidos, una media inferior a los cinco por temporada. Más allá de su anecdótico debut en el que se anotó en propia y luego fue expulsado, su carrera estuvo marcada por las lesiones musculares que no le dejaron mostrar su calidad

De la mala suerte con las lesiones tampoco se libran las leyendas, y bien lo sabe Ronaldo con su mítica cicatriz en la rodilla. La “ruptura en el tendón rotuliano” le persiguió durante toda su carrera, sufriéndola tanto en sus primeros años en el PSV, como en el Inter en dos ocasiones perdiéndose un total de 80 partidos, y de nuevo en el Milan, sumando casi 30 más, ya en las últimas temporadas de su trayectoria profesional.

También el máximo rival de los blancos, el FC Barcelona, conoce de jugadores de cristal. De hecho, el rendimiento de uno de sus jugadores más determinantes también ha sentido el lastre de las lesiones, como es el caso de Ousmane Dembélé, con una situación similar a la de Hazard. Tras no sufrir ninguna lesión a lo largo de su carrera, poco después de su llegada al Camp Nou cayó por primera vez perdiéndose 20 partidos. Desde entonces ha ido arrastrando molestias que cada poco tiempo le obligaban a parar. No obstante, parece que en los últimos tiempos ha enfocado su trabajo a lo físico y se encuentra en su mejor forma.

Otro francés del Barça está incluido en esta lista, Samuel Umtiti, cuyos problemas físicos son culpa de una rodilla maltrecha que no se quiere operar. Desde que sufriera esta lesión en 2018, cuando era uno de los mejores centrales del mundo, el galo no ha vuelto a ser el que era, con su rendimiento y calidad cayendo en picado.

Un futbolista cuya carrera pudo haber sido más exitosa, y quizás también de azulgrana, es la de Thiago Alcántara. El centrocampista ahora en el Liverpool ha sufrido hasta una treintena de lesiones a lo largo de su carrera, habiéndose perdido ya 21 partidos desde que fichó por el equipo ‘red’ el pasado verano.

Más de lo mismo para su hermano, Rafinha, quien ha sufrido varias lesiones de larga duración por culpa de los ligamentos de su rodilla, con hasta dos roturas del cruzado y otra del menisco.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

uno × uno =