El adolescente más alto del mundo jugó en el Real Madrid de baloncesto: con 15 años es más alto que el 'techo' de la ACB

0
134

En su última actualización, el Libro Guinness de los Récords ha reconocido al canadiense Oliver Rioux como el adolescente más alto del mundo. Este joven de sólo 15 años mide 2,26 centímetros, algo que le convierte en un prototipo perfecto de jugador de baloncesto como no podía ser de otra manera.

Su nombre no es desconocido en los círculos de la canasta, ni mucho menos y ahora su historia se ha recuperado gracias a este récord, que ha llamado la atención en ‘Marca’. Desde hace años ya está en la agenda de algunas de las principales canteras del mundo, y actualmente milita en el IMG de Florida, donde sueña con hacer carrera hasta llegar a la NBA para emular a su ídolo, el mismísimo LeBron James, a quien ya puede mirar por encima del hombro… literalmente: le saca 20 centímetros.

La carrera de Rioux pudo estar mucho más cerca. En 2018, tras jugar un torneo en La Roda con los Frenchy Phenoms franceses, llamó la atención del Real Madrid, que le llamó para hacer unas pruebas. Disputó un torneo sub13 en Casteldefells, donde no sólo era el más alto de los jugadores inscritos sino también de prácticamente todos los presentes en el pabellón. Con apenas 13 años recién cumplidos ya medía 2,13.

Para prepararse para ese torneo estuvo unos días entrenándose en la Ciudad Deportiva del Real Madrid en Valdebebas, donde llamó la atención de todo el mundo, incluidos los jugadores del equipo de fútbol. En su cuenta de instagram dejó algunas estampas de aquellos días, donde destaca una junto a Brahim (hoy en el Milan) y Lucas Vázquez, uno subido encima del otro: “Un jugador de baloncesto = dos de fútbol”.

En otra instantánea junto a Sergio Ramos también queda claro, por la cara del hoy jugador del PSG, la sorpresa de verse con semejante ‘tallo’.

Aunque la altura no es garantía de éxito en el mundo del baloncesto, hay numerosos casos en la historia del deporte en los que semejante envergadura ha abierto muchas puertas. Recordado es el caso del sudanés Manute Bol, que apenas sabía jugar al baloncesto cuando empezó, pero cuyos 2,31 le permitieron estar once temporadas en la NBA.

Si Rioux sigue creciendo, quizá supere esa marca. Si fichara por algún equipo español de la ACB se convertiría automáticamente en el más alto de la liga española, ya que ahora mismo ya mide seis centímetros más que el ‘techo’ de la competición: Walter Tavares, de 2,20.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

cinco × 4 =