El Barça busca una remontada ante el PSG casi imposible para seguir vivo en la Champions: "Nada es imposible"

0
48

El Barça tiene una misión: remontar en París el 1-4 de la ida en el Camp Nou ante el PSG. ¿Dificilísimo? Seguro. ¿Absolutamente imposible? Ya no lo parece. O al menos ese es el mensaje que se transmite ahora en el club azulgrana. Si hace tres semanas Ronald Koeman dijo que “había muy pocas opciones” y que los franceses habían sido “muy superiores, ayer el holandés lanzó un mensaje muy distinto: hasta en tres ocasiones repitió que “nada es imposible”.

Joan Laporta viajó ya con el equipo y su mensaje en privado a la plantilla en su primera charla con los jugadores fue que había que intentar la remontada en el Parque de los Príncipes. En el recuerdo está el 4-0 que levantaron los azulgranas hace tres temporadas también en unos octavos de final de la Champions ante el PSG con el inolvidable 6-1 en el Camp Nou.

Pero lo que más esperanza da es el alto nivel del equipo en las últimas semanas y la gran moral que dio la remontada ante el Sevilla en la Copa del Rey. El Barça no solo fue capaz de darle la vuelta al 2-0 de la ida en el Pizjuán sino que además exhibió un gran nivel futbolístico ante un rival del nivel de los hispalense. Además, nunca se perdió la fe, algo muy importante para el partido de hoy, pues hará falta marcar cuatro goles al menos para pasar a los cuartos de final de la máxima competición continental.

“Depende de la efectividad, ellos tuvieron mucha en la ida. Salimos a ganar en cualquier campo y siempre creamos oportunidades de marcar. Así que de tener efectividad, nada es imposible”, explicó Ronald Koeman.

En el partido tampoco estará Neymar, como ya sucedió en la ida. El brasileño ya se está entrenando y había esperanzas de que pudiera llegar, pero los parisinos no quieren arriesgar con su estado de salud, más tras el resultado de la ida y el gran rendimiento que ofreció Kylian Mbappé, consagrado en el Camp Nou como el futbolista del momento.

Mauricio Pochettino no quiere confianzas y exige a su equipo que salga a ganar el encuentro sin especular con el resultado de la ida. “Queremos clasificarnos ganando el partido, sabiendo que enfrente tenemos a un gran equipo y un gran entrenador, con respeto a los rivales, sabiendo que será muy duro, y que tendremos que tener un rendimiento parecido o mejor que la ida para superar la eliminatoria”, dijo el argentino.

El duelo en los banquillos está servido. Sin Gerard Piqué ni Ronald Araujo, lesionados ambos, todo parece indicar que Koeman no repetirá el esquema con tres centrales que tan buen resultado le dio en el doble duelo ante el Sevilla. De ser así, Griezmann estará en el once, en un duelo en el que se le va a mirar con lupa tras sus recientes suplencias.

Aunque todos los ojos estarán posados en Leo Messi. Tras semanas de rumores sobre su fichaje por el PSG, estos parecen haberse aparcado por el momento, pero a buen seguro que el astro argentino querrá tomarse la revancha tras lo sucedido en la ida ante los parisinos… y ante Mbappé. Leo quiere reivindicar que la corona del fútbol sigue siendo suya.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

4 + 8 =