El dueño de un club chino obliga al entrenador del equipo a poner a su hijo de 126 kilos

0
122

Inverosímiles imágenes que llegan desde la segunda división de China, donde el Zibo Cuju ha sumado dos incorporaciones a su primera plantilla después de que He Shihua comprase el club: el propio dueño y su hijo.

Una de las condiciones que puso el multimillonario asiático para adquirir el club fue que tanto él como su hijo formasen parte del equipo y este último fin de semana, fue el joven el que debutó con el Zibo Cuju. Nada más y nada menos, portando el número ‘7‘.

Por si era poco, el joven, de más de 120 kilos, dejó un repertorio de jugadas dantescas en para un partido del primer nivel, aunque sea de una división menos como la china. Además, fue el encargado de ejecutar todos las jugadas a balón parado de las que disfrutó su equipo.

También el propio Shihua ha jugado algún partido, luciendo el ’10’ y debutó a principios de mes. Sin embargo, la relación del dueño con la plantilla es bastante satisfactoria, y en alguna ocasión forma parte de los entrenamientos y de sus comidas.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

19 − diecisiete =