El fuerte accidente de Lando Norris en Eau Rouge reabre el debate de la seguridad de Spa-Francorchamps

0
98

La espectacularidad del circuito de Spa-Francorchamps se debe, en buena medida, a zonas míticas como la subida al Eau Rouge, que culmina en el Raidillon. Un auténtico carrusel que pone a prueba la valentía de los pilotos y el control de la situación, algo que bajo la lluvia se minimiza.

La clasificación del GP de Bélgica de Fórmula 1 estuvo marcada por el agua. Durante buena parte de la sesión estuvo la pista mojada, pero en la Q3 empezó a jarrear con fuerza. Eso provocó que Lando Norris, que había sido el más rápido en la Q1 y la Q2, tuviera un accidente muy fuerte. El piloto de McLaren perdió el control de su monoplaza y se fue directo contra las protecciones, estrellándose con violencia para después dar varias vueltas sobre sí mismo hasta parar.

El piloto salió por su propio pie y razonablemente indemne, pero dolorido. Fue evacuado al centro médico para someterse a un chequeo.

Uno de los primeros en llegar a la zona fue Sebastian Vettel. El piloto alemán había dicho instantes antes que estaba lloviendo demasiado como para que disputar la Q3 fuera seguro y pidió bandera roja, y en cuanto se cercioró de que Norris estuviera bien, estalló por la radio.

“¿Qué os había dicho? ¡Bandera roja!”, se lamentó por la radio. El accidente de Norris le dio la razón, máxime cuando no es la primera vez (ni mucho menos) que en este punto ocurre una tragedia. Este mismo sábado, en la clasificación de las WSeries, seis pilotos se vieron involucradas en un choque múltiple con la pista muy mojada, aunque menos que en este golpe.

Un accidente muy similar le costó la vida a Antoine Hubert, piloto de la F2, en 2019. El corredor galo se estrelló en el Raidillon, una zona ciega, y el ecuatoriano Juan Manuel Correa le embistió sin poder evitarlo. El francés murió instantes después y el propio Correa se partió las dos piernas y casi se queda paralítico.

También en otras categorías se han visto golpes muy serios. En la clasificación de las 6 horas de Spa de 2018, la que fue la primera victoria de Fernando Alonso en el WEC, Pietro Fittipaldi se estrelló en Eau Rouge y también se lesionó con gravedad.

Tanto estos incidentes como los de este fin de semana han reabierto el debate de la seguridad en este punto. Las fuertes riadas que anegaron este circuito a finales del mes de abril obligaron a una pequeña remodelación del asfalto que ha sido muy criticada, entre otros, por Lewis Hamilton. Pese a todo, Michael Masi, director de carrera de la F1, aseguró que “desde el punto de vista de la FIA” sigue siendo un lugar con todas las garantías de seguridad.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

1 × dos =