El futuro del GP de España de Fórmula 1 depende del independentista Roger Torrent, expresidente del Parlament

0
51

Roger Torrent, conseller de Empresa y Trabajo de la Generalitat de Catalunya y expresidente del Parlament, compaginará este cargo con el de máximo responsable del Circuit de Barcelona-Catalunya, una de las instalaciones deportivas más relevantes de la comunidad. Nombrado a propuesta del propio Govern, de él dependerá el futuro del trazado de Montmeló, que se encuentra en el aire en muchos aspectos.

Uno de los contratos que expiran este año es el que tienen suscrito con la Fórmula 1. El Circuit, que ha celebrado el pasado mes de mayo los 30 años albergando un Gran Premio allí, ya salvó ‘in extremis’ su continuidad en el calendario del Mundial el año pasado, gracias en parte a su proactividad para albergar la carrera de 2020 en agosto después de la cancelación inicial por la pandemia. A cambio, la negociación de su contrato les permitió prorrogar un año más de lo que tenían estipulado.

Desde entonces ha sido una patata caliente. El 1 de agosto, el Govern nombró a María Teixeidor, procedente del FC Barcelona y una de las máximas impulsoras de la sección femenina. Duró apenas un mes y fue sustituida por Ramón Tremosa, al que a su vez sustituye Torrent.

Tremosa se había mostrado favorable desde el primer momento en renovar el contrato de la Fórmula 1, pero había un problema para ello: el propio Gran Premio. Y es que, a diferencia de lo que pasa en el Mundial de Motociclismo, donde existe un GP de Catalunya propio cuya renovación también debe firmarse pero parece bastante más factible, esta cita tiene un nombre que contraviene todos los intereses políticos del partido al que representa Torrent: Gran Premio de España.

Aunque el independentismo ha estado muy presente en la órbita de los responsables del Circuit, hasta el momento no había sido un problema para la FOM y para la FIA. De hecho, Montmeló es uno de los circuitos que más gustan a los pilotos y a los ingenieros por su trazado, su variedad de zonas y su localización. El problema es que ahora hay muchos candidatos a quedarse con su puesto.

Desde el GP de los Países Bajos, subidos a la ola de éxito de Max Verstappen, pasando por citas más exóticas como el GP de Vietnam o incluso el GP de Miami, el tradicional fin de semana del GP de España (primero o segundo de mayo) corre peligro de irse a otra localización.

Acoger a la Fórmula 1 es clave para la viabilidad económica del Circuit, especialmente a partir de ahora que ya volverá el público a las gradas. Sin embargo, no deja de ser irónico que el futuro del GP de España esté en manos de un político declaradamente independentista.

Pese a ello, en una de sus primeras intervenciones ya como presidente del Circuit, Torrent se mostró optimista y proclive para que el Circuit renueve con Liberty Media, los dueños de la Fórmula 1. Ante la Comisión de Empresa y Trabajo del Parlament, afirmó que se están produciendo conversaciones “positivas”. “Esperamos que se resuelva positivamente, pero esta colaboración debe ir necesariamente vinculada a un planteamiento modernizador de fondo”, señaló. Es decir: o hay reforma estructural, o no habrá renovación… ni subvención.

La organización de la F1 no es ajena a la situación política de Catalunya, y hasta el momento ha accedido a muchas de sus peticiones. Desde hace años se da una curiosa circunstancia: es el único circuito del mundo que alberga un Gran Premio en el que suenan dos himnos durante el acto protocolario de presentación: el de España, la Marcha Real, y el de Catalunya, ‘els Segadors’.

Esta singularidad no había tenido mayor relevancia hasta que el proceso independentista creció y la promoción internacional se convirtió en un factor clave en la estrategia de sus promotores. Las autoridades del Circuit prestaron su apoyo, siempre que no les perjudicara en sus negociaciones con las diferentes entidades para mantenerse como sede de diferentes competiciones, y desde la organización de la carrera lo aceptaron sin preguntar mucho.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

nueve + trece =