El gesto de grandeza de Haaland tras perder la Supercopa que ya es TT: sube a la grada para darle la camiseta a un niño

0
94

Erling Haaland se ha convertido en poco más de un año en uno de los futbolistas más apreciados del panorama mundial. Su innegable talento y su personalidad, pese a que a veces se le tilde de arrogante, han cautivado a jóvenes y adultos a partes iguales y cada tanto deja detalles dentro y fuera del campo que enamoran a sus seguidores.

El último, una nueva muestra de grandeza y de jugador que trasciende más allá del terreno de juego, tras la Supercopa de Alemania. Su Borussia cayó derrotado a manos del siempre ganador Bayern de Múnich por 1-3, pero aún así, y después de jugar los 90 minutos del partido, Haaland quiso hacer que la noche de un pequeño aficionado sea inolvidable.

El noruego se recorrió el campo y saltó tres vallas para subirse a la grada del Signal Iduna Park y regalarle su camiseta a un aficionado en concreto que esperaba incrédulo con una pancarta en noruego. Un gesto que la afición le reconoció con aplausos.

Lejos de mostrarse enfadado o triste por la derrota, Haaland prefirió dejar el partido a un lado para alegrar a su fiel seguidor. Un gesto que además, sirvió para inspirar a otro compañero y prometedor futbolista del equipo negriamarillo, Jude Bellingham.

El jugador inglés también se acercó a la grada buscando a un seguidor en particular, un hombre en silla de ruedas con algún tipo de discapacidad que se encontraba viendo al equipo de sus amores. La alegría del aficionado al ver cómo Bellingham se acercaba y le entregaba la camiseta provocó una ovación del público en una noche en la que la derrota del equipo fue lo último que importó.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

17 + 4 =