El gol de la Décima: el momento culmen de Sergio Ramos en el Real Madrid

0
189

La trayectoria de Sergio Ramos en el Real Madrid arrancó con un partido ante el Celta de Vigo en 2005 y acabó contra el Chelsea en 2021. Por el camino se convirtió en el cuarto madridista con más partidos (detrás de Raúl, Casillas y Sanchís), el segundo con más títulos (22, empatado con Marcelo y con uno menos que Gento) y unas cifras escandalosas: 102 goles (74 en Primera), récord de tarjetas amarillas (138), 26 expulsiones…

De todos los imborrables momentos, malos y buenos, de la etapa de Sergio Ramos en el Madrid habrá un día marcado sobre el resto, el 24 de mayo de 2014. Y de ese día, un minuto concreto: las 22:38, hora española, las 21:38 hora local de Lisboa: el minuto 93 de la final de la Champions League contra el Atlético de Madrid. Aquel día, si no lo era ya, Sergio Ramos se elevó como una de las mayores leyendas de la historia de una institución con el peso y arrastre que supone el Real Madrid Club de Fútbol.

Esa Champions fue su culminación. Fue el principio de la era dorada del último Real Madrid triunfador, el que empezó con Carlo Ancelotti levantando la Décima Copa de Europa y acabó con Zinedine Zidane y el propio Sergio Ramos abandonando el club y no de buenas maneras.

Aquel gol lo cambió todo. No se entendería la historia blanca sin ese salto de Ramos para cabecear un balón colgado por Luka Modric, uno de sus grandes socios en esta ardid futbolística junto a Toni Kroos. La labor de Ramos siempre fue de defensa, pero su espíritu fue de delantero. Ese salto, ese cabezazo en dos tiempos para meter el balón justo donde su hoy compañero Thibaut Courtois no llegaba abrió una nueva era en el equipo blanco. “Me dije a mi mismo: ‘esto no puede acabar así'”.

Sergio Ramos es un futbolista muy torero. No sólo por provenir de donde proviene, sino porque, como a los matadores en la plaza, la valentía se le presupone.

Hay que tener mucha confianza y muchos bemoles para lanzar un penalti a lo Panenka después de haber mandado unas semanas antes otro a la estratosfera. Aquel que falló, en semifinales de Champions de 2012, lo erró ante el Bayern de Múnich, un equipo con el que luego se cobró venganza.

Fue en ese inolvidable 2014. Al mismo equipo con el que cometió uno de sus grandes fallos le metió dos goles, en un encuentro en el que dejó encarrilado en apenas cuatro minutos y en ambos casos de cabeza.

Por goles como estos, quizá los más destacados de su carrera, las frases con las que arranca el llamado himno de la Décima le vienen que ni pintadas a Sergio Ramos: Historia que tú hiciste, historia por hacer. Aunque esta última ya sea lejos del Santiago Bernabéu.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

16 − 15 =