El GP de Bélgica marca el regreso de una Fórmula 1 al rojo vivo, con la lucha entre Hamilton y Verstappen al límite

0
101

La Fórmula 1 regresa a la acción tras las tres semanas de parón veraniego en el que los pilotos han recuperado energías para la recta final del campeonato y los equipos han guardado las herramientas (tienen prohibido trabajar, literalmente) para volver a sacarlas en el siempre complejo GP de Bélgica.

El trazado de Spa-Francorchamps se presenta como un escenario perfecto para una refriega más de la guerra entre Max Verstappen y Lewis Hamilton, separados por sólo 8 puntos después de lo ocurrido en Silverstone y Hungría. Un fallo, con 12 carreras por delante, no es definitivo, pero ni mucho menos es deseable.

La lluvia se presenta como una invitada no tan sorpresa en el circuito de las Arenas, lo que añadirá picante a una carrera con muchos frentes abiertos. Y es que además de la lucha por la cabeza del campeonato hay muchas miradas puestas atrás, como en el rendimiento de los segundos espadas Valtteri Bottas y Sergio Pérez, o las opciones de Ferrari, con un Carlos Sainz que llega por delante de su compañero Charles Leclerc en el campeonato gracias al tercer puesto de la carrera de Hungaroring.

También será protagonista Fernando Alonso en uno de sus circuitos fetiche. El asturiano, con la renovación con Alpine ya atada, pretende alargar su racha en los puntos (van seis consecutivas) y auparse al ‘top 10’ de la general.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

3 × 4 =