El nuevo Griezmann: cambio de 'look', más sonriente y exhibición con Francia

0
34

Nuevo look con el pelo corto, una sonrisa de oreja a oreja, buen rollo con sus nuevos compañeros –muchos de ellos viejos conocidos de su anterior etapa– y una actuación estelar para liderar a la selección francesa a la victoria ante Finlandia con dos golazos. La vida parece sonreírle a Antoine Griezmann, que parece otro desde que se consumó, sobre la bocina, su regreso al Atlético de Madrid.

El galo nunca consiguió brillar en sus dos años como blaugrana. Su llegada en 2019 no fue nada sencilla, pues buena parte de la afición –y también del vestuario– no le perdonaban su negativa a fichar por el Barça un año antes, en 2018, con su famoso y controvertido documental ‘The Decision’. Sobre el campo, las cosas tampoco funcionaron. Su coexistencia con Leo Messi fue complicada y ambos jamás lograron congeniar. Abrazos forzados, sonrisas que denotaban que la sintonía no era buena… pese a que ambos desmintieron en todo momento una mala relación, sobre el campo no daba esa impresión. Quizás no mala, pero buena tampoco.

Los números de Griezmann con la camiseta azulgrana no fueron malos, pero tampoco a la altura de la expectativa. Y los títulos no llegaron. Aterrizó en un equipo campeón de Liga en los dos últimos años, pero él no fue capaz de ganar ni una vez el título doméstico. Una Copa del Rey es el escaso bagaje de Antoine en dos años en el Barça.

Su desorbitado salario, cercano a los 23 millones de euros netos, se convirtieron en un problema para un Barça en una gravísima crisis económica. Su salida deja contentas a ambas partes, pues el Barça sobrepagaba a un jugador que no rendía a la altura de su sueldo y el jugador no disfrutaba sobre el campo.

Griezmann solo quería ir al Atlético y no le ha importado hacer una rebaja sobre su sueldo (más del 50%, según varias informaciones). De rojiblanco fue feliz y en el Atlético quiere volver a triunfar.

No lo va a tener sencillo del todo, pues una parte de la afición no le perdona las formas cuando se marchó en 2019. Sin embargo, el delantero galo sabe que los goles todo lo curan, y confía en convencer hasta a los más escépticos.

Su felicidad se reflejó sobre el terreno de juego el martes. Marcó los dos goles de les Bleus ante Finlandia. El primero, un golazo con el exterior. El segundo, una definición perfecta con la derecha, su pierna menos buena.

Su exhibición abre el debate sobre si Antoine tiene que ser titular ya mismo, en Cornellá el domingo ante el Espanyol. Ángel Correa, en racha con tres goles en tres jornadas, llegará demasiado justo, el sábado, y con poco descanso. Igual que otro de los fichajes, Matheus Cunha. Así, y con Luis Suárez fijo en el once, Joao Félix y Griezmann se disputan un puesto en el once. El luso es la apuesta de futuro, pero su rendimiento sigue siendo demasiado irregular. Mientras, el galo llega lanzado. La decisión de Simeone no se sabrá hasta el domingo.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

5 + once =