El reconocimiento de Hijos Predilectos y Adoptivos de Cádiz, un acto "para celebrar la vida y las vidas"

0
43

Fue el pasado mes de octubre cuando el Pleno ordinario del Ayuntamiento gaditano aprobó la propuesta sobre concesiones de Honores y Distinciones, acordándose la concesión del título de Hijo Predilecto de la Ciudad a Fernando Benítez Salido, Eduardo González Mazo, Josefa Mayo Rivero, Carmen Sánchez de la Jara, Antonio Vergara de Campos y, asimismo, la concesión de título de Hijo Adoptivo a José María Fernández Calleja, María Luisa Campos Moreno y Jesús Maeso de la Torre.

El acto ha sido presidido por el alcalde de Cádiz, José María González, en compañía del concejal de Presidencia, Francisco Cano, y de la concejal y portavoz del equipo de gobierno, Ana Fernández. González se ha referido a esta ceremonia como un acto para “celebrar la vida y las vidas”, haciendo alusión al año de “incertidumbre, temores, inseguridad, pérdidas y miedo” vividos con motivo de la pandemia.

“Aunque sea con mascarilla, guardando la distancia de seguridad y con menos gente de la que nos gustaría, nos reunimos hoy para celebrar la vida y las vidas. La vida, en cuanto a la necesidad de crear comunidad, de estar juntos y reencontrarnos, y las vidas de quienes son determinantes, significativos e imprescindibles en nuestra sociedad y hoy se les reconoce como hija e hijo predilecto o adoptivo de nuestro Cádiz”, ha explicado el primer edil.

Al hilo, ha hecho referencia a José María Fernández Calleja, fallecido hace un año a consecuencia del covid-19. “No está, pero sigue vivo su recuerdo, sigue viva su influencia, sigue vivo en las conversaciones, las charlas, las risas y la nostalgia de la gente querida que hoy se reúne aquí. También, en esta ciudad, donde tanto paseó hasta sentirla como propia”.

“Los demás, en cambio -ha añadido-, podemos brindar, por una vida como la de Fernando Benítez Salido ‘Nando’, dedicada al arte, a la artesanía, a la vocación, a imágenes que quedan para siempre en el imaginario colectivo de los gaditanos; por la literatura, por las letras de la mano de Jesús Maeso; por un amigo como Eduardo González Mazo, que ha sabido aunar, entender y pelear para que Cádiz y su Universidad fueran de la mano en el progreso, el conocimiento y en el desarrollo; por mujeres como nuestra Pepi Mayo, pilar fundamental, imprescindible y necesario de nuestra mayor expresión popular; o por nuestra vecina del barrio de la Viña, Carmen de la Jara, que durante décadas ha llevado y lleva el cante de Cádiz y sus alegrías por bandera hasta el último confín del mundo”.

El alcalde ha resaltado la necesidad de agradecer a “quienes anteponen el interés colectivo al personal y luchan por nuestros derechos”, para dedicarle palabras agradecidas a Antonio Vergara. “Ahora, hoy, Antonio, aquí y en mitad de una pandemia te digo: la sanidad pública no se vende, es un derecho universal. Gracias por defendernos y por ser escudo de la gente más vulnerable”, ha manifestado.

E igualmente ha destacado la lucha de Marisa Campos en los barrios, construyendo movimiento vecinal, siendo voz de quienes no la tienen, tejiendo lazos y comunidad. “El activismo social sí que merece todo el reconocimiento del mundo porque es la mayor muestra de generosidad que existe. Dar y aportar por el simple hecho de llevar un mundo mejor en sus corazones”, ha concluido.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

16 − 15 =