Entrevista | Víctor Font, candidato a la presidencia del Barça: "La decisión sobre Messi la tomará Xavi"

0
74

Víctor Font nunca es el único de los tres candidatos a la presidencia del Barça que nunca ha formado parte del club, pero su nombre lleva ya mucho tiempo siendo conocido en su entorno tras muchos años de preparación de la candidatura y parece la gran alternativa a Joan Laporta, el favorito.

Este empresario de 48 años de Granollers se presenta con nombres ilustres como Toni Nadal, el doctor Ramón Cugat y Antoni Bassas y con la baza de contar, según garantiza, con Xavi Hernández al frente del proyecto deportivo.

Asegura que el Barça corre peligro de acabar convirtiédose en una SAD

Siempre ha sido un riesgo teórico, pero dada la situación económica en la que está el club, cualquier decisión que se tome en los próximos tres o seis meses en el aspecto económico puede ahondar en el riesgo que ahora existe. Por eso, desde nuestro conocimiento de la situación económica, no tomaremos en los próximos meses ninguna medida que pueda incrementar ese riesgo. Es decir, no incrementar deuda y los bonos Laporta seguro que no. Refinanciaremos la deuda, rebajaremos los costes que tenemos ahora, que están por encima de lo que nos podemos permitir e impulsaremos el crecimiento de ingresos lo antes posible.

¿Bajará el coste de la plantilla, entonces?

Es parte de lo que hay que reajustar. Todos en nuestros negocios y vidas familiares estamos padeciendo el impacto de la pandemia y nos tenemos que reajustar a la nueva realidad. Los jugadores han hecho un primer esfuerzo difiriendo parte de los ingresos, pero aparte de diferir, habrá que hacer un reajuste para adecuarlo a lo que el club se puede permitir.

Ese reajuste nos lleva a Messi y su renovación. ¿Qué tiene pensado ofrecerle?

En el caso de Messi, cualquier reajuste de la masa salarial se tiene que hacer de la mano de la dirección deportiva y de los que tienen que tomar las decisiones deportivas, que en nuestro proyecto no es ni el presidente ni directivos sino la estructura deportiva, que estaría liderada por Xavi Hernández. En base a su criterio, haremos retoques, cambios, altas, bajas y en esa planificación Leo Messi está al frente de las necesidades de los próximos años. Haremos todo lo posible para retenerle. Aparte de ofrecerle un proyecto deportivo ganador, creíble, donde Xavi tiene un papel fundamental por la relación que tiene con Leo, le plantearemos un contrato vitalicio. La asociación Barça-Messi es estratégica y debería ir más allá de los años que le queden en activo. Eso nos da flexibilidad para ofrecerle algo atractivo a Leo.

Si Messi le dice que seguiría con el mismo salario que el actual, ¿usted aceptaría?

Habrá que ver qué es lo que es posible. Avanzarse a escenarios posibles sin haberle podido plantear la propuesta que creemos que es la mejor para el club y para él es aventurarnos mucho.

Su idea es Xavi como general manager. ¿Entonces Koeman seguiría como entrenador y Xavi tendría que esperar su oportunidad?

Más que esperar su oportunidad, su oportunidad se convertiría en una realidad si gano las elecciones porque Xavi volvería al Barça. Esto es la noticia más importante. Después de haber tenido a Johan Cruyff, a Pep Guardiola, a Luis Enrique, a Tito Vilanova… el barcelonismo sabemos que poner el proyecto fútbol en manos de alguien como Xavi es lo que toca. Lo que queremos evitar es repetir una situación como la que hemos padecido con Guardiola. Le dimos una posición de entrenador, se vació, no creamos las condiciones para que su vinculo con el Barça fuera a medio-largo plazo y va a acabar estando siete años en Mánchester cuando con nosotros estuvo cuatro. Queremos que Xavi sea nuestro Alex Ferguson. Tenemos a Koeman de entrenador, queremos arroparle, darle ese proyecto que no ha tenido hasta ahora. Ha llegado, tenía una plantilla descompensada, ha pedido refuerzos y no se lo hemos podido dar. Tener un proyecto que encaje y a partir de ahí optar a todos los títulos.

Pero Xavi parece que quiere ser entrenador…

Lo que queremos es que Xavi sea la piedra angular del proyecto. Como bien dices, su ilusión es entrenar algún día al Barça. Él se ha formado y es ya una realidad, un entrenador de éxito, y que pueda venir a servir al club y que esté preparado para asumir diferentes roles en función de lo que se necesite es bueno para el Barça.

¿Qué perfil de presidente va a ser usted?

Un perfil que sea contundente en la defensa de los intereses del club pero a la vez inteligente para hacerlo de aquella forma que consiga más que hacer ruido, que los objetivos se cumplan y que los intereses del Barça no estén pisoteados como han estado en los últimos tiempos en varias situaciones. Fue evidente que en la Liga después del confinamiento, la Liga se perdió por varias decisiones que siempre favorecían al mismo equipo y eran muy dudosas. Hemos trabajado esta parte bien. Primero, asesorándonos con gente que sabe cómo puedes defender tus intereses de la mejor forma posible. Cómo levantar quejas, compartir situaciones con la que no estamos de acuerdo…

¿Cuál es su postura sobre la Superliga?

Hay que entender de qué tipo de competición estamos hablando. Es la tercera vez que hay clubes de élite que quieren impulsar una competición como está. Tenemos claro que esto tiene que hacerse con un acuerdo muy amplio, por lo tanto vamos esperar a ver. Estamos a favor de una mejora sustancial de la principal competición europea, la Champions. Creemos que podemos generar más partidos, replicando lo que se hace en el basket con la Euroliga, pero no tiene que ser a costa de las competiciones nacionales, que son fundamentales para que todo el ecosistema del fútbol continúe funcionando.

Usted nunca ha formado parte del FC Barcelona como sus rivales. ¿Juega eso a su favor o en contra?

Las cosas menos positivas es el menor conocimiento que la masa social tiene de una persona como yo. Una persona de Granollers, hijo de una familia de clase media que de bien pequeño había tenido la ilusión de representar al club de mi corazón. Hasta que pude poner en marcha mi negocio, mi empresa, hacerla crecer, que tuviera éxito, no he tenido la independencia financiera que por desgracia es necesaria hoy en día para liderar un proyecto como este.

Lo que es positivo es que estamos ante un reto mayúsculo para el que hace falta aire fresco, nuevas ideas. Con lo que hicimos en el 2003 es imposible hacer frente a estos retos. Con ideas nuevas, liderazgos nuevos, con una manera diferente de gestionar el club, no presidentes que hagan fichajes. Atrayendo talento como Toni Nadal, el doctor Cugat, Antonio Bassas, etc, es lo que nos ha preparado para representar de la mejor manera al socio del Barça.

¿Cuál sería su línea en el aspecto político? ¿El club se desmarcaría o se pronunciaría más?

Nosotros queremos ser fieles a lo que es el Barça. Un club que representa a buena parte del pueblo catalán, que ha permitido al pueblo catalán explicar quiénes somos los catalanes en el mundo, defender la lengua catalana. Es parte de nuestras raíces fundacionales. Eso no quiere decir que el Barça tenga que hacer política, para eso están los partidos políticos, hay que diferenciar una cosa de la otra.

¿El 1 de octubre de 2017, ese Barça-Las Palmas, se hubiera jugado con Víctor Font?

No. No porque el país, Cataluña, estaba en una situación de convulsión social muy importante tanto para los que piensan de una forma como los de otra, todos estábamos en tensión. Me acuerdo incluso que olvidé que ese día el Barça jugaba. El fútbol es pasión, es olvidarnos de nuestros problemas cotidianos, en una situación de excepcionalidad como la de ese día lo mejor es que se hubiera suspendido.

¿Se ve usted favorito?

La coyuntura ahora es tan única que solo con un proyecto trabajado a lo largo de los años el Barça saldrá hacia adelante. Por eso estamos convencidos de que el socio nos dará la confianza. Estamos ante las elecciones más importantes de la historia del club.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

diecisiete − 6 =