España se mide a Grecia con un doble objetivo: el Mundial y seguir ilusionando

0
46

La selección española vuelve a escena cuatro meses después de la histórica e inolvidable goleada ante Alemania por 6-0 que demostró que este equipo puede aspirar a absolutamente todo en los próximos torneos. Este jueves, ante Grecia, comienza el camino para el Mundial de Catar, para el que queda solo un año y medio (arrancará en noviembre de 2022) pese a que la celebración de la Eurocopa esté a la vuelta de la esquina, este verano. Cosas de la pandemia.

La locura del calendario hace que España comience ya la clasificación para el Mundial antes de que se dispute la Eurocopa en verano y la Final Four de la Nations League, para la que España logró su billete. El regreso de Luis Enrique a la selección, no exento de polémica, está resultando muy positivo en lo deportivo. Pese a algunos partidos algo grises, como el empate en Suiza (1-1) o la derrota en Ucrania (1-0), en líneas generales la selección española está funcionando bien, logrando los objetivos y también ilusionando. Ese 6-0 ante toda una Alemania significó el primer gran logro de Lucho, la clasificación para el torneo final de la Liga de Naciones. Ahora toca sacar adelante tres partidos de la clasificación para Catar 2022 antes de centrarse en el primer gran reto de Luis Enrique con la Roja: la Eurocopa.

El entrenador asturiano tiene muy claro que no se casa con nadie. El que destaque, es convocado. El que no, tiene muy complicada su presencia. Un ejemplo claro es Adama Traore, una de las sensaciones de la selección desde que debutó en octubre y ahora sin sitio en la lista tras su floja temporada.

Y el protagonismo de los jóvenes es más que evidente, el relevo generacional ya se ha producido. Ante Alemania explotó con tres goles Ferran Torres, estrella del Valencia al que le está costando hacerse con un hueco en el Manchester City. Y la ilusionante irrupción de Ansu Fati la ha frenado una importante lesión.

Con esa confianza que Luis Enrique les está dando a los jóvenes, todas las miradas estarán puestas en Pedri. Titular indiscutible en el Barça con solo 18 años, su fútbol está asombrando hasta a los más optimistas y las comparaciones con Andrés Iniesta se repiten constantemente. “Es humilde, trabajador, inteligente, buen compañero y trabajador. Ya sabía cosas de él antes de conocerle y lo que veo es un jugador de alto nivel, pero hay que dejarle que haga su camino”, dijo el asturiano del joven jugador culé.

El otro nombre propio de la lista es el de Sergio Ramos, que no jugó el sábado el partido del Real Madrid pero sí entró en la lista de España. “En el caso de Sergio, hablaré con él. Ha entrenado muy bien, sin ningún problema y en función de sus sensaciones y de lo que yo crea mejor, decidiré, pero mi idea es cuidar a todos los jugadores”, explicó.

La portería volverá a ser protagonista, y en ella parece que el puesto es para Unai Simón, titular y con un buen rendimiento en los últimos partidos. Aunque el debate sobre la situación de David de Gea no parece que vaya a cesar. “El debate tiene que existir en España, nos gustan ese tipo de polémicas. Ser profesional implica saber aceptar la crítica y en ese rol están cómodos. De Gea tiene experiencia suficiente para saber gestionar eso”, dijo Luis Enrique.

Lo que tiene claro el asturiano es que hay que centrarse en el partido ante Grecia y olvidar los éxitos pasados, como la goleada a Alemania, o los retos futuros, como la Eurocopa. “Eso ya forma parte de la historia, fue el año pasado. Hemos sacado nuestras conclusiones y analizado qué cosas hicimos bien y cuáles mal, pero no aporta a lo que buscamos en presente. Mi opinión sigue siendo la misma, todavía hay muchas cosas que mejorar y el que piense que por ganar 6-0 a Alemania le va a ganar por más a Grecia conoce poco la actualidad del fútbol”, recalcó el seleccionador.

La selección helena, por su parte, no vive su mejor época, formada por jugadores totalmente desconocidos para el gran público. Muy lejos queda aquella selección campeona de la Eurocopa de 2004 y que se convirtió en habitual de los grandes torneos desde entonces hasta 2014, el último al que acudió. De nuevo se ha quedado fuera de la Eurocopa y ahora sueña con el Mundial bajo las órdenes del neerlandés John Van’t Schip, que no renuncia a nada: “Será un partido difícil, pero en el fútbol todo es posible”, aseguró.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

1 × 1 =