Fernando Alonso tardó sólo 10 vueltas en detectar los defectos del Alpine: "Empuja a todos al límite"

0
84

Fernando Alonso es de esos pilotos ‘pesados’ con los ingenieros. El asturiano es de los que más se interesa por dar ‘feedback’, a diferencia de otros como Kimi Raikkonen que apenas intercambian información con los técnicos.

Este aspecto, que ha sido una de sus constantes durante toda su carrera tanto en Fórmula 1 como en otras disciplinas, se mantiene intacto a sus casi 40 años. “Lo que he oído del equipo es que parecía como si nunca se hubiese ido de la F1, le llevó 10 vueltas encontrar el límite del coche y luego se bajó y dijo “esto no funciona, esto tampoco”“, admite Luca de Meo, CEO de Renault y uno de los grandes responsables de la vuelta de Alonso, en una entrevista a Marca.

El máximo responsable de la marca francesa, de la que se escinde Alpine como su sección más deportiva, considera al piloto español como “un gran activo porque inmediatamente empuja a todos al límite”. Esa presión a la que somete a todos en la escudería es un valor muy útil para su crecimiento.

Otro asunto bien distinto es que ellos puedan responder con herramientas a la altura de grandes retos. De Meo, en este sentido, es cauto. “Nuestro objetivo es darle un coche con el que se divierta y a partir de ahí nunca sabes lo que puede pasar en un Gran Premio. Quizás con algo de suerte… Me encantaría ponerle en una posición de ganar una carrera, eso sería un triunfo para todos pero ¿quién puede garantizarlo? Haremos lo posible para lograrlo, eso seguro, por él y por Esteban también”, afirma.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

veinte − 8 =