Flavio Briatore se une a las críticas contra la Superliga… que él mismo quiso montar en el pasado

0
38

Flavio Briatore se ha pronunciado este miércoles en sus redes sociales para opinar sobre el último fenómeno deportivo que ya salta fronteras entre disciplinas, la Superliga. El que fuera director de Renault en la época dorada de la escudería ha querido criticar el proyecto liderado por Florentino Pérez y doce de los clubes más grandes del mundo para hacer una competición propia.

“Esta Superliga es la negación de los principios en los que se basa el deporte y en particular el fútbol: cuando no hay relación entre esfuerzo y éxito, porque el éxito está asegurado, cuando no importa si pierdes porque siempre te quedas donde estás, no está allí la meritocracia, y se premia al más fuerte, entonces es la muerte del verdadero deporte. Esta Liga fue creada por intereses puramente económicos, para permitir que ciertos equipos arreglaran sus desastrosos presupuestos“, criticó el italiano.

Curiosamente, el pasado y la hemeroteca no ayudan a sostener el argumento de Briatore, que hasta en dos ocasiones ha estado relacionado con grandes proyectos similares, o que, por lo menos, supusieran una importante división en el deporte. De hecho, no solo lo intentó en la Fórmula 1, donde se ha ganado su reputación, si no también en el fútbol, más de una década antes.

A finales del verano de 1997, varias figuras del fútbol europeo se reunieron en Londres, incluyendo representantes alemanes, franceses, ingleses, italianos, españoles y demás, para tratar la creación de una superliga. Briatore estuvo vinculado con este proyecto desde el lado italiano, dada su buena relación con Antonio Giraudo, CEO de la Juventus en aquella época, aunque él mismo negó su conexión con el fútbol.

También en 2009, Briatore estuvo en el foco “rebelde”, esta vez de la Fórmula 1, cuando junto con Stéfano Domenicalli y Ferrari estudiaron la creación de abandonar la competición -y crear una por su lado- por las limitaciones presupuestarias de la FIA para la temporada 2010. Tanto la Renault que dirigía el italiano como Toyota, Red Bull y Toro Rosso veían con buenos ojos este desmarque.

Tras una reunión de los diez equipos que conformaban la parrilla, precisamente en un yate de Briatore, llegaron a un punto medio para hacerle una propuesta a la FIA y rebajar estas restricciones económicas y continuar con la normalidad, descartando la posibilidad de espantada de las escuderías disconformes.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

4 × uno =