George Russell tira la puerta abajo para subir a Mercedes con un épico 2º puesto en la clasificación de Bélgica

0
56

La calidad de un piloto suele verse en circunstancias complejas, por lo que el segundo puesto en la caótica clasificación del GP de Bélgica dice mucho y muy bueno de George Russell.

En una sesión marcada por la lluvia y el accidente que sufrió Lando Norris en la subida al Eau Rouge, el británico brilló con luz propia al volante de un coche que con suerte está para pasar a la Q2 y gracias. Williams parece haber sacado ligeramente la cabeza, gracias a su pequeña evolución y sobre todo al paupérrimo rendimiento de Haas, pero eso sólo explica en parte su buen hacer en la sesión clasificatoria de Spa.

Con la pista muy mojada, Russell supo cuadrar una vuelta que le permitió marcar el 2º mejor tiempo de la sesión, sólo tres décimas por detrás del hombre de la pole, Max Verstappen, y justo por delante del mismísimo Lewis Hamilton, que se ha convertido a la vez en su principal rival y su aliado más importante.

Y es que Russell se encuentra en uno de esos puntos de no retorno en la carrera de un piloto. Con Valtteri Bottas más que cuestionado, Toto Wolff, jefe de Mercedes, tiene que decidir entre el finlandés y él para acompañar a Hamilton en la importante temporada 2022. El heptacampeón está haciendo campaña por Bottas porque es un compañero fácil: no le rebate la posición de piloto número 1, no pone en riesgo sus victorias y obedece cuando tiene que ceder. El problema para Mercedes es que su rendimiento no es suficiente, y el nerviosismo con el que pilota ya le ha costado una sanción de 5 posiciones aquí por el ‘strike’ que hizo en Hungría.

Russell, en cambio, está cuajando actuaciones magníficas. Además de convertirse en un constante en la Q2 (no así su compañero Nicholas Latifi con el otro Williams), se ha quitado de encima el peso de no haber puntuado: lo hizo en la caótica carrera de Hungría, 8º, aunque detrás de su compañero.

Para este domingo tiene una oportunidad de oro. No sólo para volver a acabar entre los 10 primeros, sino para acabar de confirmar su más que firme candidatura para el asiento de Mercedes. También es un examen para Bottas: tras decepcionar (otra vez) en esta clasificación, en la que sólo fue 8º, saldrá 13º por la sanción que arrastra.

O remonta y cuaja una carrera memorable, o puede ir cogiendo sus cosas de la sede de Brackley.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

1 × 2 =