Guerra total en el fútbol europeo tras el anuncio de la Superliga: equipos, jugadores e instituciones, enfrentados

0
42

La Superliga ya es una realidad. Doce de los clubes más poderosos del mundo emitieron en la madrugada de este domingo un comunicado que conmocionó al mundo del fútbol y lo dividió entre los defensores de la idea y los acérrimos detractores de la creación de una liga europea cerrada.

Tres equipos españoles se unen al proyecto. El Real Madrid, con Florentino Pérez como gran impulsor de una idea en la que lleva años trabajando y de la que será el primer presidente, fue el primero en anunciarlo anoche. Barcelona y Atlético de Madrid confirmaron su adhesión como miembros fundadores. Junto a ellos estarán seis ingleses, quizás como forma de convencer a los clubes que eran más reacios a la creación de una Superliga. Son los dos equipos de Manchester (United y City), Liverpool, Chelsea, Arsenal y Tottenham. El denominado Big Six. La polémica está servida, pues los Spurs (que este lunes echaron a Mourinho) no ganan una liga inglesa desde 1961, mientras que los gunners están en la mitad de la tabla de la Premier League. Ambos no han ganado además nunca la Copa de Europa.

También se han apuntado tres equipos italianos: Juventus, Milan e Inter de Milan. Sin embargo, también ha habido varias negativas al proyecto. Las más importantes, las del Bayern y PSG. Pero también de Borussia Dortmund y Oporto.

“El FC Bayern no ha participado en la planificación de una Superliga. No creo que la Superliga vaya a solucionar los problemas económicos de los clubes europeos derivados por el coronavirus”, puso el conjunto bávaro en un comunicado. “Estamos convencidos de que el actual modelo del fútbol garantiza una base seria. El Bayern acoge con satisfacción las reformas de la Champions”, añadió el equipo muniqués, posicionándose, al menos de momento, del lado de la UEFA.

Aunque la reacción más contundente vino de la UEFA, la gran perjudicada y que confirmó las amenazas que insinúo el domingo. “Estamos evaluando la situación con nuestro equipo jurídico. Todavía es pronto porque lo anunciaron anoche. Vamos a imponer todas las sanciones que podamos cuanto antes, sacarles de todas las competiciones y prohibir a los jugadores participar en las nuestras”, dijo ayer su presidente, Aleksander Ceferin, insinuando un veto para la próxima Eurocopa que comienza en junio. “Hace unos días recibimos una propuesta interesante y dijeron que no había nada que hablar. Esto tiene que ver con la avaricia, el egoísmo y el narcisismo de algunos”, insistió.

Los rumores sobre posibles sanciones no cesaron durante el día de ayer, y hasta se especuló con la posibilidad de que tres de los cuatro semifinalistas de la Champions, los apuntados a la Superliga, fuera descalificados de la edición de este año. “Espero que la UEFA prohíba a Real Madrid, Manchester City y Chelsea jugar las semifinales de la Liga de Campeones”, soltó Jesper Moller, miembro del Comité Ejecutivo de UEFA y presidente de la Federación Danesa.

En España, el bloque contrario a la Superliga es muy numerosa. Prácticamente todos los equipos profesionales (Primera y Segunda división) emitieron sendos comunicados posicionándose del lado de LaLiga y en contra de la nueva competición. Y el Gobierno de Pedro Sánchez emitió otro rechazando la idea. “El Gobierno de España no apoya la iniciativa de crear una Superliga de fútbol promovida por varios clubes europeos, entre ellos tres españoles”, señala el escrito, que explica las negociaciones del secretario de Estado para el Deporte. “Rodríguez Uribes ha conversado con los presidentes de la UEFA, RFEF, LaLiga, así como con los presidentes del FC Barcelona, Atlético de Madrid y Real Madrid”.

El primer ministro británico, Boris Johnson, expresó también su postura en contra y dijo que hará “todo lo que pueda” para evitarlo, mientras que la Comisión Europea dijo no estar de acuerdo con los “valores” del torneo, pero evitó pronunciarse sobre posibles problemas en materia de competencia.

Y mientras, exfutbolistas y jugadores en activo también se pronunciaron, en su grandísima mayoría en contra del proyecto. Desde Luís Figo (embajador de la UEFA y LaLiga) a Ander Herrera (jugador del PSG) o Bruno Fernandes (Manchester United), pasando por Mesut Özil, Gary Neville o Serge Aurier. El fútbol europeo está dividido y en guerra.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

veinte − nueve =