Han pasado 26 años y Cantona sigue sin arrepentirse de su famosa patada a un fan: "Tenía que haberle dado más fuerte"

0
42

Mucho ha llovido desde que Éric Cantona dejase para el recuerdo una de las imágenes más impactantes de la historia del fútbol, cuando lanzó una patada voladora a por un espectador durante un Crystal Palace contra Manchester United. Era un 25 de enero de 1995 y a día de hoy el jugador francés sigue sin arrepentirse de lo sucedido.

Cantona fue expulsado durante el partido y se tomó su tiempo para abandonar el terreno de juego. Algo que hizo enfurecer a la afición de un Crystal Palace que llenaba Selhurst Park. Los insultos se convirtieron en la banda sonora del paseo del jugador del United hasta el vestuario, en el que se detuvo tras escuchar como un aficionado llamado Matthew Simmons le llamaba “francés de mierda”. Entonces, se desató la locura en forma de patada voladora al pecho del fan sentado en primera fila de la grada.

“Fui insultado miles de veces y nunca reaccioné, pero a veces uno es frágil. Sólo me arrepiento de no haberle pateado aún más fuerte. Fui sancionado sin jugar nueve meses. Me usaron para dar ejemplo”, cuenta Éric Cantona 26 años después en un nuevo documental de Sky llamado The United Way.

“Era un amistoso, pero el fotógrafo estaba encima de un árbol fuera y sacó la foto. Por desgracia, no se cayó. Al día siguiente estaba en los periódicos y la FA quería expulsarme aún más meses”, rememora el propio Cantona. “Sir Alex [Ferguson] supo encontrar las palabras correctas. Me quiso y me respetó siempre. Como un padre”, comenta el ya exjugador. “Otros equipos me hubieran despedido… Esa es la diferencia entre el United y los demás”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

once + 3 =