Ibrahim Hamadtou, el ejemplo de superación de los Paralímpicos que juega al tenis de mesa con la boca

0
90

Todos los deportistas que cada cuatro años acuden a los Juegos Paralímpicos son una muestra de que la voluntad del ser humano puede romper cualquier barrera, enviando un mensaje de lucha y orgullo a todo el planeta. Entre todos los ejemplos de superación que han luchado contra la adversidad para llegar a Tokio, el jugador de tenis de mesa egipcio, Ibrahim Hamadtou, volvió a sorprender al mundo por su forma de jugar, a pesar de no tener brazos.

El atleta, que ya impresionó al mundo en los Juegos Paralímpicos de Río de 2016, volvió a demostrar que querer es poder: “Mi caso demuestra que cualquier persona puede practicar todo tipo de deporte”. Efectivamente, el tesón Ibrahim confirma la convicción que demuestra su lema “Never give up” (nunca rendirse), que le llevó a debutar con su país en 2004.

Su historia de superación comienza con la provocación de un amigo, que en un momento de enfado le dijo que nunca podría practicar este deporte. A partir de entonces comenzó a trabajar en la técnica que sorprende a todo el mundo, pues es capaz de lanzar la bola con el pie para sacar y de devolver todos los golpes de los rivales sosteniendo la raqueta con la boca.

El deportista más mediático de los paralímpicos fue nombrado mejor deportista árabe en el año 2013, y es que aunque tuvo que trabajar durante años para lograr esa técnica, su clasificación para Brasil en 2016 abrió una nueva meta para el egipcio, lograr un metal olímpico. En la anterior edición cayó eliminado en primera ronda y en estos Juegos ha comenzado con derrota, algo que no frena la ambición de alguien que ya pudo con su discapacidad y con las críticas que lo persiguieron durante su camino: “Estoy triste por la derrota, pero espero ganar el próximo duelo”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

veinte − veinte =