Ilia Topuria pronostica su próximo combate: "Ganaré por KO en el primer asalto. Van a ser tres minutos mágicos"

0
63

Ilia Topuria nos atiende vía videollamada desde Las Vegas. Lleva tres semanas allí para aclimatarse de cara a su combate contra el veterano Ryan Hall del sábado (madrugadas del sábado al domingo a las 2:00, en Dazn). El hispano-georgiano de 24 años llega con un récord impoluto de 10-0 en las artes marciales mixtas (MMA) y un 2-0 en la UFC, la empresa más importante del mundo. Imbatido y, a tenor de lo visto, intocable. Y lo que es peor para su rival, sin sentir presión alguna y con la confianza por las nubes.

La verdad es que nunca siento presión. Me gusta la persona que soy. Pase lo que pase siempre aceptaré quién soy. Estoy aquí para disfrutar de cada momento. Con la madurez y con los años he aprendido a hacerlo”, cuenta Ilia Topuria sin titubear lo más mínimo. “Cuando recuerdo los comienzos, todo era mucho más difícil. No había ni la mitad de prensa, pero lo tenía que hacer todo por mí mismo. La simple dieta… Esta mañana, cuando me despierto, me traen todo preparado. Mis tuppers con todas las calorías contadas, el agua, todo. Se me hace mucho más fácil y me resulta más sencillo ser más amable con la gente”. Por su actitud y buen humor, nadie diría que está en mitad del engorroso proceso de cortar peso de cara al combate. Un profesional de cabeza a pies, aunque entre risas prefiere que no le enseñe mi nevera para no pasarlo mal.

Precisamente la profesionalidad de Ilia Topuria es una de sus mejores armas, acompañada del trabajo duro, la motivación y la confianza en sí mismo. No la arrogancia, sino la confianza. Ésa que le lleva a repetir una y otra vez su objetivo: ser campeón de la UFC el año que viene. “Así es. No es que sea un inútil motivado. Mis palabras no son para molestar a nadie, sino que me vienen después de muchísimas horas de trabajo. Paso muchísimas horas en el desierto, trabajo mucho y son palabras de muchísimo sacrificio”, admite con firmeza. “Arrogancia sería si no trabajase, me metiese con otras personas faltándoles al respeto a ellos o sus familias. Si intentase venderme de otra forma. Hay mucha gente que se molesta sólo porque diga que voy a ser el mejor del mundo, que voy a trabajar para ello y no voy a parar. A la gente le molesta y no sé por qué, aunque me da igual. Para mí es una motivación extra. Después, cuando nos encontramos, todo cambia y no me critican tanto”.

Las MMA son muy honestas. Dentro de la jaula salen a relucir las virtudes o las vergüenzas de cada uno y Topuria lo tiene clarísimo. Cuando se cierra la puerta del octógono, nadie puede esconderse o salir corriendo. “Durante todos estos años he respaldado todo lo que he dicho”, recuerda Ilia. “Hace dos años decía que iba a llegar a la UFC y me decían que pisase la tierra. Pero para mí era lo que veía y lo que pensaba. Para qué me lo iba a callar. Para no molestar a quién. No quiero molestar a nadie, es lo que de verdad pienso. Mi personalidad nunca ha sido ocultar nada. Siempre digo lo que pienso”. Y lo que piensa es apuntar a lo más alto. “Sé que voy a llegar. Sé que voy a ser el mejor del mundo porque trabajo muchísimo. Estoy todos los días en el desierto sufriendo. Ésa es la clave del éxito, la pasión que le pongas a tu trabajo y yo le pongo muchísima. No tengo ninguna duda de que voy a llegar a ser el mejor del mundo dentro de nada”.

En su próxima pelea compartirá cartelera con todo un mastodonte de la UFC como Conor McGregor y está convencido que no es por una cuestión de suerte. “Claro que no. La UFC es una empresa enorme y no pone ninguna pelea por ponerla, y menos en una cartelera así. Pienso que me han puesto ahí por alguna razón”, explica Topuria. “Compartir cartelera con Conor es algo muy grande. Es una persona muy especial. Aunque haya perdido sus combates, tiene ese carisma y algo especial que no tienen los demás. Cuando me preguntan quién creo que va a ganar, siempre digo que creo que va a ganar Conor y además quiero que gane, porque cada vez que lo hace es cuando se habla de las MMA y siguen creciendo. Cuando gana Conor, ganamos todos”.

Algo parecido sucede con las MMA españolas. Si gana Ilia Topuria, lo hace mucha gente en nuestro país. Por repercusión y por visibilidad. Y lo mejor de todo es que el propio peleador no tiene dudas sobre lo que va a pasar ante Ryan Hall el sábado. “Mi pronóstico es que la pelea no llegará a los puntos. No creo que sea capaz de aguantarme. Con todo lo que él ha peleado y con todos mis respetos, nadie me llega ni cerca. Creo que va a ser un nocaut, un ko técnico en el primer asalto”. Un pronóstico que me lleva a reprocharle jocosamente el hecho de tener que trasnochar para sólo tres minutos de pelea, a lo que Ilia contesta con un brillante “pero serán tres minutos mágicos”. Es imposible rebatir eso. “A veces ves peleas de quince minutos que te aburres, pero aquí vas a ver tres minutos mágicos, en los que vas a disfrutar de verdad. Cuando algo se acaba y te quedas con ganas de ver más es porque ha sido bueno”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

quince + 7 =