Incertidumbre en el personal de tierra de Trasmediterránea

0
25

La naviera Armas ha anunciado despidos “para felicitar el año”, según ha denunciado CCOO, que no descarta “ningún tipo de acción para presionar al nuevo armador”.

“Sólo unos meses han bastado al Grupo Naviera Armas para pasar de beneficios a pérdidas tras la compra de Trasmediterránea, según ha anunciado recientemente”, señala el sindicato, que denuncia “la persecución que sufren la plantilla y delegados y delegadas de CCOO por el simple hecho de cumplir con las labores que legalmente tienen encomendadas. En el horizonte, la eterna duda, ¿cuándo se producirá la reventa de ambas navieras?”.

El responsable de Marina Mercante de CCOO a nivel nacional, Cristian Castaño, señala la situación de incertidumbre tras el anuncio, por parte de la naviera Armas, de reorganizar a todo el personal de tierra de Armas y de Trasmediterránea, algo que, según la empresa, produciría duplicidades.

Desde CCOO rechazan dicha duplicidad, ya que consideran que, de mantenerse las líneas que actualmente operan ambas compañías, todo el personal debería tener garantizado su puesto. Se desconoce aún el número de personas que podrían ser despedidas.

En el caso del Campo de Gibraltar, solo Trasmediterránea opera en el Puerto de Algeciras, donde emplea a unas 150 personas en las líneas del Estrecho. Desde CCOO reclaman “una garantía de estabilidad del empleo”, ha explicado Castaño.

Trayectoria
En octubre de 2017, Acciona llegó a un acuerdo para vender su participación del 92,7% del Grupo Trasmediterránea al Grupo Naviera ARMAS por 260,4 millones de euros, más el pago de otros 127,3 millones de euros de deuda que la empresa tenía con otras sociedades de Acciona.

“Una operación que sorprendía en el Sector de la Marina Mercante generando muchas controversias y preocupaciones sobre el fin último de la operación. Desde el primer momento CCOO intentó establecer contacto con el nuevo armador para conocer cual era el plan estratégico con el que se iba a hacer frente a una operación de esta envergadura, pero el silencio ha sido la única respuesta hasta que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia dio su aprobación en mayo de 2018”, explica el sindicato.

“A mediados de noviembre de 2018, la dirección de este nuevo Grupo Empresarial comunicó a los representantes de trabajadoras y trabajadores la intención de reorganizar bajo una nueva sociedad, Artra Servicios Corporativos SLU, a la mayor parte del personal que ambos grupos, Armas y Trasmediterránea, poseen a través de empresas de tierra. Esta sucesión de empresas se crea a fecha 1 de enero de 2019, y posteriormente se adoptarán diversas medidas de reestructuración sobre la plantilla resultante de la nueva integración. Todo ello como consecuencia de los supuestos resultados negativos al cierre contable de 2018”, prosigue.

El nuevo buque ‘Villa de Teror’, actualmente en construcción en los astilleros de Vigo, saldrá bajo bandera de conveniencia de Chipre; por su parte el buque ‘Almariya’, con bandera chipriota, ha sido detenido recientemente por la Capitanía Marítima de Almería tras comprobarse “las graves deficiencias existentes, denunciadas por una trabajadora injustamente despedida tras dar constancia de ello”.

“Después de años de superávit a costa de previas reorganizaciones por parte de la plantilla para superar los profundos años de crisis en Trasmediterránea y seguir manteniendo la compañía a flote, al Grupo Armas no le salen las cuentas para enfrentarse a este proyecto faraónico en el que se ha embarcado y recurre a políticas económicas rancias y miserables para justificar el desmantelamiento de las Navieras Armas y Trasmediterránea”, apunta CCOO.

“Todo esto nos conduce a pensar que detrás de esta reorganización tan sólo existe un plan que tiene por finalidad aumentar los beneficios del nuevo armador despidiendo trabajadores, sobrecargando de trabajo a la plantilla resultante, y empeorando las condiciones laborales, caldo de cultivo para una deficiente prestación del servicio a sus clientes, externalización o reabanderamiento de la flota”, denuncian.

CCOO insiste en “la firma de un acuerdo marco que de estabilidad al empleo, que respete los convenios colectivos y a los delegados de personal, pero nada de eso parece interesar al nuevo armador”.

“En contra de esta nueva precariedad laboral que anuncia la dirección luchan trabajadoras y trabajadores junto con delegadas y delegados de CCOO en ambas navieras, a pesar de las presiones, persecuciones y despidos que realiza la dirección para sembrar el miedo entre el resto del personal y favorecer otras opciones sindicales más dóciles”, indican.

CCOO denuncia estas “actitudes ilegítimas y exige a la dirección de la empresa el máximo respeto a la legalidad vigente si quiere convertirse realmente en uno de los mayores y mejores grupos navieros de Europa, de no ser así CCOO pondrá su proa enfrente”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA