Italo Ferreira, el primer campeón olímpico en surf que ganó un mundial en vaqueros y después de que le robasen el pasaporte

0
168

Italo Ferreira siempre podrá decir que es el primer campeón olímpico de surf de la historia. Sin embargo el actual campeón de la WSL no lo tuvo fácil hasta llegar a Tokio. Consiguió la clasificación para los Juegos Olímpicos en el Mundial de 2019 de Japón tras superar una auténtica Odisea con un pasaporte robado, un tifón, unos pantalones vaqueros y una tabla prestada.

Allá por septiembre de 2019, Italo Ferreira tuvo un percance más que importante mientras entrenaba en Estados Unidos, antes de viajar a Japón para el Mundial del surf. Alguien rompió la ventanilla de su coche y le robó parte de sus pertenencias, incluido su pasaporte y el visado para entrar en el país nipón. Rápidamente intentó conseguir una cita para sacarse pasaporte y visado nuevos… en un país ‘extranjero’. Afortunadamente consiguió toda la documentación necesaria para volar, pero su aventura no había hecho más que empezar.

El viaje de Ferreira desde Estados Unidos a Japón se vio alterado por un tifón que obligó al brasileño a sufrir 18 horas de retraso en su vuelo. Esto hizo que cuando el surfista llegó a su destino su manga clasificatoria del Mundial ya hubiese empezado. Del aeropuerto a la playa donde se celebraba la competición había 10 minutos en coche y la participación de Italo estaba mucho más que complicada.

Cuando Ferreira llegó al evento, sólo quedaban nueve minutos de su manga y debía puntuar en al menos dos olas, pues iba 12 puntos por detrás del líder. ¿El problema añadido? Había salido a la carrera del aeropuerto, sin su equipaje ni sus tablas de surf. Su compatriota Filipe Toledo le prestó una de sus tablas y el brasileño decidió meterse en el agua con los pantalones vaqueros cortos con los que había hecho todo el viaje.

Pese a todo, Italo consiguió ganar su manga y pasar de ronda, en lo que desde entonces se conoce como “la serie milagrosa”. Y no contento con eso, ya ataviado con el correspondiente bañador y utilizando sus propias tablas, Ferreira siguió avanzando en la competición y acabó convirtiéndose en campeón, lo que le aseguraba su clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio en los que ahora ha hecho historia.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

5 × uno =