Japón concede el estatus de refugiado a un futbolista birmano que criticó la dictadura y se negó a regresar a su país

0
60

Japón ha concedido el estatus de refugiado al guardameta de la selección birmana Pyae Lyan Aung, futbolista que se negó a volver a su país tras disputar un partido en el país en mayo en el que realizó un gesto en contra del gobierno militar de su nación impuesto en el golpe de estado del pasado febrero.

La odisea del jugador profesional para no volver a su país comenzó a partir de un simple símbolo durante el primer partido que disputó la selección de Birmania tras el golpe de estado, correspondiente a la fase clasificatoria del Mundial de 2022 Catar. Pyae Lyan Aung hizo un saludo levantando tres dedos en los que podían leerse “We need justice” (Necesitamos justicia) cuando sonó el himno nacional antes del partido con la selección japonesa el pasado 28 de mayo.

Cuando el equipo birmano estaba a punto de salir del archipiélago el 16 de junio tras haber disputado dos encuentros más, el guardameta pidió a las autoridades migratorias en el aeropuerto de Kansai permanecer en Japón, a donde había llegado a principios de mayo con un permiso a corto plazo de hasta 90 días.

Ahora el deportista está preparado para iniciar una nueva vida lejos de la dictadura de su país, pues a sus 27 años manifestó su deseo de estudiar japonés y quedarse a trabajar en el territorio, algo que ya hace como aprendiz de un equipo de la tercera división de la liga profesional japonesa.

Después de recibir un permiso de residencia de cinco años por parte de la Agencia de Servicios Migratorios de Japón, justificado bajo la premisa de evitar una persecución contra el jugador en su país, el portero declaró su agradecimiento al país que lo acogió: “Me siento agradecido con el pueblo japonés, el gobierno japonés y todas las personas que me han apoyado hasta ahora. Estoy aliviado”.

El deportista, que solicitó el estatus de refugiado y un cambio de visado el 22 de junio, se suma así a la comunidad de birmanos en Japón, aproximadamente 35.000 residentes, según datos del Ejecutivo nipón. Esta cifra de refugiados en uno de los países que menos estatus de refugiado concede, ha crecido en torno a 2500 personas a raíz del golpe y la represión violenta de las manifestaciones en Birmania.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

diez + 17 =