La bronca del Atlético con el árbitro siguió en el túnel de vestuarios: "Es muy malo, no va a volver a venir aquí"

0
85

El Atlético de MadridAthletic Club tuvo como protagonista, más que esperado, a la tensión por una victoria que buscaron ambos equipos sin éxito. Tras el empate sin goles, el punto que cosecharon los leones les dejó un buen sabor de boca, mientras que la sensación de lo locales fue la opuesta, la de haber perdido dos.

Muestra de esta frustración fueron las numerosas protestas y reclamaciones que realizaron a Gil Manzano, fruto de la desesperación por descolgarse del liderato. Desesperación que personificó Joao Félix con su expulsión y que luego se corroboró con las protestas de los jugadores una vez se pitó el final del encuentro.

Sin embargo, las de estos no fueron las más airadas, como recogió Gil Manzano en el acta del encuentro, donde desveló que Andrea Berta, director deportivo del Atlético de Madrid, tuvo unas palabras de menosprecio para el colegiado. “Al finalizar el partido, el director deportivo Andrea Berta (identificado por el delegado de su equipo), en primer lugar se dirigió al cuarto árbitro diciéndole: “Este árbitro es muy malo, no va a volver a venir aquí“”, detalla el escrito.

“Seguidamente, entró al terreno de juego para dirigirse a mí diciéndome: “Aquí nunca más, aquí nunca más“”, añade en el acta, compartida por la Federación en su página web. Unas palabras que podrían costarle caro tanto al directivo como al club colchonero, a falta de que se decida si habrá sanción.

Unos hechos que, salvando las distancias, recuerdan a lo ocurrido con Jorge Valdano en 2004 en un partido entre Real Madrid y Sevilla cuando el argentino todavía era directivo blanco. En aquel partido, Valdano bajó a vestuarios y, supuestamente, increpó al colegiado Iturralde González, teniendo que ser sacado por la policía tras una tangana posterior.

Sin embargo, Valdano se defendió por lo ocurrido entonces asegurando que “en ningún caso bajó al vestuario para encontrarme con Iturralde González”, que su encuentro fue “por casualidad” y que “tan sólo un cambio acalorado de impresiones“, como reflejó el acta de aquel encuentro. La sanción terminó siendo de 2.000 euros para él.

Del mismo modo, el acta del Atlético-Athletic recogió un lamentable lanzamiento de objetos que hubo desde la grada cuando los árbitros se dirigían al túnel. “Al finalizar el partido cuando nos dirigíamos al túnel de vestuarios, nos lanzaron desde la grada dos botellas de 500ml, una de ellas con tapón y medio llena, pasando por delante mía sin llegar a impactar en ningún componente del equipo arbitral”, apunta.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

diez + 7 =