La 'cuarentena adaptada', la nueva medida que estudia el COI para la llegada a los Juegos Olímpicos

0
85

Los participantes en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 no tendrán que someterse a 14 días de cuarentena al llegar a Japón, como hacen ahora los locales y residentes que viajan desde el extranjero, pero sí a una “cuarentena adaptada“, nuevo concepto que expuso el COI en una conferencia de prensa para celebrar los 100 días que faltan para la inauguración.

“Tenemos que explicar muy bien cómo será la cuarentena adaptada para todos los grupos participantes. Durante 14 días podremos hacer unas cosas y otras no. No es una exención a la cuarentena general, es una sujeción a unas reglas muy estrictas“, afirmó el suizo Christophe Dubi, director ejecutivo del COI para los Juegos Olímpicos, en esa comparecencia.

Dubi indicó que el 28 de abril se publicará la segunda y penúltima versión de los manuales con las reglas que debe seguir cada grupo (deportistas, federaciones, periodistas…).

“Incluirá medidas más precisas sobre la cuarentena adaptada, cómo tratar con los contactos cercanos, qué hacer en caso de positivo, cómo será el régimen de aislamiento, la política de controles y la lista de destinos y movimientos para los primeros 14 días de estancia en Japón”, precisó el director. A esa versión de los manuales seguirá otra en junio con instrucciones “sede por sede”.

Japoneses y residentes son los únicos que actualmente pueden entrar en el país que acogerá los Juegos Olímpicos a partir del próximo 23 de julio. Recientemente se han endurecido las normas para ellos y deben pasar tres días en un hotel antes de, en caso de dar negativo en una prueba de covid-19, terminar la cuarentena en su casa.

El COI siempre había negado que los participantes en los Juegos tuvieran que pasar cuarentena, pero este miércoles introdujo el matiz de la ‘cuarentena adaptada’.

El australiano John Coates, presidente de la Comisión de Coordinación del COI para Tokio 2020, también presente en la conferencia de prensa, insistió: “Los deportistas no estarán exentos de la cuarentena. Serán controlados antes de los Juegos, al llegar y muy a menudo durante los Juegos y vivirán en una burbuja entre la Villa y el estadio”.

“Los deportistas seguirán compitiendo contra los mejores y en las mejores condiciones. No tendrán a sus familias o a los seguidores de su país apoyándoles y no podrán irse a celebrar sus éxitos por la ciudad, pero será una oportunidad para que los atletas de todo el mundo compartan más tiempo en la Villa“, argumentó Coates.

Respecto a las encuestas que hablan del deseo mayoritario de los japoneses de que los Juegos se aplacen o cancelen ante el temor a un rebrote de la pandemia en el país, Coates indicó que la acogida al relevo de la antorcha olímpica “da una muestra del creciente apoyo de la población”. “Tenemos que dar publicidad a las medidas que van a garantizar las seguridad del público. Tengo mucha confianza en que la opinión publica cambie“, dijo.

Tanto Coates como Dubi mencionaron en varias ocasiones la influencia que pueden tener en ese cambio “historias como la de Hideki Matsuyama”, ganador del reciente Masters de Augusta de golf, o la nadadora Rikako Ikee, que acaba de obtener plaza para los Juegos tras superar una leucemia. También mencionaron los éxitos de la tenista Naomi Osaka.

Los 100 días que faltan para los Juegos deben dedicarse a “poner a prueba las operaciones“, “construir la confianza” en los Juegos y centrarse en “la precisión” de las medidas anti-covid, enumeró Dubi.

Sobre la presencia de público en las gradas, indicó que la decisión puede demorarse más allá de la fecha prevista, a finales de abril, para ver cómo evoluciona la pandemia, aunque el COI siempre respetará lo que acuerden las autoridades japonesas.

También indicó que disponen de “un mapa muy positivo de vacunación de las delegaciones” que acudirán a Tokio. “Una proporción sustancial irá vacunada”, afirmó Dubi, tras recordar que no es una condición para participar en los Juegos.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

11 − tres =