La espectacular cámara onboard en el casco de Fernando Alonso en el GP de Bélgica: así se vive el carrusel de Spa

0
92

El circuito de Spa-Francorchamps es uno de los más espectaculares del calendario mundial de Fórmula 1, en buena medida gracias a su trazado. En medio del bosque de las Ardenas, sus continuas subidas y bajadas no dejan lugar al despiste, como bien comprobaron Max Verstappen y Charles Leclerc durante los segundos entrenamientos libres del GP de Bélgica. Una mala salida, y contra el muro.

Pero desde la televisión no se nota tan bien como desde dentro del coche. Los continuos vaivenes convierten el trazado belga en un auténtico carrusel, especialmente en la subida al Raidillon desde Eau Rouge, posiblemente una de las zonas más reconocibles (y vertiginosas) del mundo del automovilismo.

Una idea aproximada de lo que sienten los pilotos la ha dejado Fernando Alonso. La FIA le ha colocado una pequeña cámara en el casco que ha dejado unas escenas dignas de ver una y otra vez, donde se percibe de manera muy aproximada qué es lo que ven los corredores. La subida a ciegas al Eau Rouge, la chicane de antes de recta de meta, Malmedy o Pouhon vistas desde el casco de Alonso ponen los pelos de punta a cualquier aficionado al motor.

No faltaron los sustos, que también se perciben de otra manera desde los ojos de Alonso. Al final de la segunda sesión de libres, en la que acabó 4º, el asturiano sufrió un ‘trallazo’ de su coche cuando afrontaba la recta final del circuito y casi acaba contra el muro.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

10 − nueve =