La farsa de la estrella del Stuttgart: ni tiene la edad que aseguraba, ni se llama como decía llamarse

0
63

El futbolista congoleño Silas Wamangituka jugó durante dos años en el Stuttgart bajo una identidad falsa, según informó el club alemán.

El jugador reconoció recientemente ante el club que fue “víctima de las maquinaciones de su antiguo agente” y que Wamangituka no es su apellido real. Su nombre correcto es Silas Katompa Mvumpa. La fecha de nacimiento del jugador también era falsa.

Según informó el Stuttgart, Silas nació el 6 de octubre de 1998 en Kinshasa, República Democrática del Congo, y tiene 22 años, uno más de lo que se creía hasta ahora.

El club aseguró que está en contacto con la Liga Alemana de Fútbol (DFL) y la Federación Alemana de Fútbol (DFB) por este tema y confía en que esta situación no tenga consecuencias para el jugador.

La DFB abrió este martes una investigación sobre el caso de Silas. La entidad señaló que su comité regulador fue informado por el club de la Bundesliga. El presidente del comité, Anton Nachreiner, anticipó que revisará el asunto “con respecto a una posible mala conducta del jugador según la ley penal deportiva”.

Tras una valoración jurídica de los hechos, según indicó el Stuttgart, se asume “que Silas estaba y sigue estando en posesión de un permiso de juego válido“. El club espera también que Silas reciba en su momento un nuevo permiso de juego con su nombre real.

“He vivido los últimos años con un miedo constante y me he preocupado mucho también por mi familia en la República Democrática del Congo. Fue un paso muy duro para mí revelar mi historia”, explicó Silas.

La identidad falsa habría sido creada por un antiguo agente del jugador. Según reveló Silas, el representante llevó al entonces joven de 19 años a vivir con él en París y le cambió su nombre y su fecha de nacimiento.

El Stuttgart sospecha que se hizo esto para cortar la relación del delantero con el club donde se formó en la República Democrática del Congo e incrementar la dependencia de Silas del agente como una víctima de un chantaje. El jugador llegó al Stuttgart en 2019 desde el club de segunda división francés París FC.

El director deportivo del Stuttgart, Sven Mislintat, considera que el jugador es víctima de la situación. “Si se describe la situación con el título de tráfico de personas, entendemos mucho al tema”, declaró Mislintat. “Si él no hubiera dicho nada, hubiera podido seguir fácilmente con su carrera sin que nada pase, sin problemas”, afirmó, valorando que el futbolista haya querido “decir la verdad”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

3 × 4 =