La Fórmula 1 se saca de la manga una nueva norma de seguridad que perjudica a Red Bull… y beneficia a Mercedes

0
72

Una de las grandes virtudes del equipo Red Bull en cada Gran Premio es su rapidez en los cambios de ruedas.

El equipo de las bebidas energéticas ha conseguido rozar la perfección, hasta el punto de que en condiciones normales y si les sale bien pueden llegar a tardar menos de dos segundos en ponerle neumáticos nuevos a uno de sus pilotos. En 2019 lo hicieron dos veces, hasta colocar el récord del pitstop más rápido de la historia en sólo 1,82 segundos, logrado en el GP de Brasil. En lo que va de temporada son los más rápidos, con una media de poco más de 2,5 segundos con Max Verstappen y Sergio Pérez. En la última carrera, la de Francia, el pitstop más rápido fue precisamente del mexicano: 2,04 segundos.

Esto ha supuesto toda una revolución. Muchos equipos, como Williams, que suele estar rondando los últimos puestos, o Alpine, han entendido que es en este factor donde pueden ganar posiciones en la igualada zona media de la parrilla.

Habida cuenta de la importancia que tiene la estrategia de neumáticos en la actual F1, saben que si quieren obtener ventaja sobre sus rivales (a los que incluso llegan a adelantar gracias a este factor), han ido optimizando los tiempos hasta límites que, desde la FIA, consideran peligrosos.

No es extraño ver cómo algunos pilotos han salido a pista desde boxes con un neumático mal puesto porque la tuerca no se ha colocado. El mal funcionamiento de las pistolas o un error humano de los mecánicos suele estar detrás de estos problemas, pero sin la presión de ser más rápidos que nadie, muchos se limitarían. Por eso, la FIA ha decidido que a partir del GP de Hungría, que se celebrará el fin de semana del 30 de julio al 1 de agosto, tendrán que ser más lentos.

La nueva normativa medirá, con sensores pasivos (para evitar ‘trampas’), desde el tiempo de reacción de los mecánicos (que deberá estar por encima de los 0,15 segundos) hasta el tiempo que tarde el coche entre tener las cuatro ruedas cambiadas y su arrancada desde boxes (deberán transcurrir, como poco, 0,2 segundos). Todo cambio de ruedas que no sea superior a estos tiempos será considerado ilegal.

Las suspicacias han llegado enseguida, toda vez que los datos arrojan que habrá un equipo que saldrá beneficiado de esta norma: Mercedes.

Los vigentes campeones no están dominando esta temporada, ni mucho menos. Red Bull les está pasando por encima, tanto en el Mundial de constructores como en el de pilotos, con un Verstappen en pleno estado de forma que va líder por delante de Lewis Hamilton. La capacidad de maximizar sus paradas en boxes es, en parte, uno de los motivos.

Por eso, muchos en el paddock han levantado la ceja para preguntarse si detrás de esta nueva norma de seguridad no se encuentra en realidad una manera de impedir de facto que Red Bull se imponga sobre Mercedes.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

14 − 2 =