La fórmula perfecta de Mourinho para gestionar a Bale y hacer que funcione sobre el césped

0
94

La productividad de Gareth Bale durante el último tramo del mes de febrero y los inicios de marzo está siendo bastante buena. El galés está disputando minutos de calidad, marcando y asistiendo como hacía tiempo que no se le veía. Y pese a que el jugador tardó en entrar en la dinámica de Jose Mourinho, el portugués ha encontrado la fórmula perfecta para hacerle funcionar y gestionar sus minutos de juego y estado físico.

Bale hizo doblete y dio una asistencias contra el Burnley. En los dos partidos contra el Wolfsberger en la Europa League marcó dos goles y dio otra asistencia, para posteriormente sumar dos tantos más ante el Crystal Palace. El galés rinde y maximiza su productividad en no demasiados minutos sobre el césped y sin jugar completo ninguno de estos encuentros.

Mourinho es el principal valedor del galés en estos momentos y habla de una confianza absoluta en él, pese a que sus minutos de juego o suplencias puntuales puedan dar a entender lo contrario. “Hemos creído en él y confiado en su capacidad de juicio y de análisis de su cuerpo y sus sensaciones”, explicó el portugués. “No queremos que acumule niveles altos de fatiga. Así, entre el minuto 55-60, ya estamos en contacto, contacto visual, tratamos de entendernos. El plan es sacarle del campo cuando sienta los primeros efectos de fatiga muscular”.

Pese a que el entrenador del Tottenham tiene claro que los jugadores son capaces de lidiar con la fatiga muscular y hacer esfuerzos para terminar los partidos pese al cansancio, “en este caso, tenemos que tener cuidado porque le necesitamos. Es tan simple como eso. Nos está dando mucho”, comentó tras el partido contra el Crystal Palace.

Pero no todo es el aspecto físico y las lesiones. En el caso de Bale también hay que mimar el aspecto psicológico. “No es que le hayamos retado ni nada. Sólo le hemos apoyado. Encontré en él cicatrices psicológicas. Cuando estás un par de temporadas con muchas lesiones, lo importante no son sólo las cicatrices musculares, sino también las psicológicas, que traen miedo e inestabilidad”, analizó el entrenador del Tottenham. “Hay un momento cuando estás trabajando bien y en el que todo el mundo a tu alrededor te está apoyando al máximo. En ese momento la barrera psicológica se rompe. Y él lo ha hecho. Ha sido él, no nosotros. Nosotros sólo le apoyamos”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

diecinueve − 5 =