La Generación de Oro se apaga: Felipe Reyes se retira, Pau Gasol se lo piensa

0
42

El baloncesto español cambió con el comienzo del siglo XXI gracias a una inolvidable camada de jugadores nacidos en 1980, la denominada Generación de Oro, que conquistó logros y títulos que no parecían al alcance del equipo nacional y de los jugadores españoles. Medallas olímpicas (tres), campeonatos del mundo y de Europa y un sinfín de preseas consiguió un grupo liderado por Pau Gasol y cuyos miembros están ya retirados en su mayoría. Aguantaban hasta ahora el propio Pau, que ofrece los últimos destellos de su calidad, Felipe Reyes, que ayer anunció oficialmente su adiós, y Carlos Cabezas, que vive a sus 40 años una última aventura en Uruguay.

Todo comenzó, al menos de cara al gran público, en Lisboa en 1999, cuando se disputó el Mundial junior y el equipo español, que ganó en la final nada menos que a Estados Unidos, se dio a conocer. Sus grandes referencias eran entonces Juan Carlos Navarro y Raúl López. El primero se retiró en 2018, el segundo lo hizo algo antes (2016) tras una carrera demasiado marcada por las lesiones. Pau Gasol no era tan determinante entonces, aunque no tardaría mucho en explotar y marcharse a la NBA en 2001 para hacer historia en la liga norteamericana. Felipe Reyes también era un jugador clave, y su talento para el rebote y grandes capacidades para el baloncesto le han valido una impresionante carrera.

En Lisboa también estuvieron jugadores que hicieron una gran carrera como el mencionado Carlos Cabezas, Berni Rodríguez, Germán Gabriel o el malogrado Antonio Bueno. Y otros que, en mayor o menor medida, se quedaron por el camino como Francesc Cabeza, Félix Herráez Julio Alberto González o un Souleymane Dramec que apuntaba muy alto entonces.

No acudió a aquel Mundial junior por lesión el otro gran talento de esa generación, José Manuel Calderón. Era un año más joven que sus compañeros (1981), pero su calidad y fortaleza física le hacían competir junto a jugadores un año mayores. Tras una brillante carrera en la NBA, el extremeño colgó las zapatillas en 2019.

Ayer fue un día de homenaje para Felipe Reyes. Tras anunciar el miércoles el Real Madrid que el mítico pívot se retiraba a sus 40 años –17 de ellos vestido de blanco–, al día siguiente se produjo el acto de homenaje al jugador cordobés. “Cuando he visto todos los trofeos juntos y a todo el mundo que ha venido a mi despedida me he emocionado muchísimo. Cuando empecé a jugar al baloncesto nunca imaginé ni soñé conseguir todo lo que he conseguido, estar tantos años y conseguir tantos éxitos, ni vestir la camiseta de la selección tantas veces. Ha superado mis expectativas y me siento muy orgulloso. He tenido una carrera muy larga, la que he deseado y querido”, destacó el pívot.

“Mentalmente estaba saturado, necesitaba un cambio de aires y darle prioridad a mi familia. Ya está bien retirarme con 41 años, creo que es suficiente”, explicó Felipe, un reboteador sin igual y símbolo de lucha, pundonor y entrega.

Mientras, Pau Gasol se lo piensa y no descarta ningún escenario: solamente asegura que en estos Juegos Olímpicos será la última vez que vista la camiseta de España. “Me centro plenamente en este mes y medio que viene con la selección. A partir de ahí me plantearé el futuro. No descarto absolutamente nada, pero va a ser difícil. Sopesaré, evaluaré y pensaré lo que vamos a hacer. Ahora tengo una familia con una niña pequeña y hay que saber cuando pasar página”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

once − diez =