La receta del éxito de Italia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020: los 'Atletas de Estado', policías y militares

0
44

Italia ha sido una de las grandes sorpresas en estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en los que logrado 40 medallas en total: 10 de oro, 10 de plata y 20 de bronce. El principal secreto de su éxito no es otro que los llamados ‘Atletas militares’ o ‘Atletas de Estado’, y es que el 70% de los deportistas italianos pertenecen a la Policía o al Ejército.

Este tipo de sistemas no son nada nuevo en los Juegos Olímpicos, ya se utilizaron en el pasado y recuerdan a los que empleaban los países pertenecientes al Pacto de Varsovia, como la URSS o la República Democrática Alemana. Una receta que ha traído mucho éxito a Italia en Tokio 2020: de los 59 medallistas (incluyendo deportes de equipo), 49 pertenecen a la policía o el ejército.

Enrique Julián Gómez, periodista de Sphera Sports, publicó este pasado fin de semana un hilo en Twitter que ha destapado la fórmula del éxito Italiano. De los 383 atletas italianos que compitieron en Tokio 2020, 270 son militares o policías (72 de ellos de Polizia, 48 de Finanza, 47 del Esercito, 38 de Carabinieri, 30 de Aeronáutica, 20 de Penitenziaria, 14 de la Marina y uno de Vigili del Fuoco), lo que equivale a un 70%. De los grupos mencionados 4 forman parte de las Fuerzas Armadas, 3 de la Policía y uno de los Bomberos.

Varios de los grandes nombres de esta edición olímpica para Italia pertenecen a la polizia de stato como Marcell Jacobs, ganador de los 100m lisos, Gianmarco Tamberi, co-campeón olímpico de altura o Massimo Stano, oro en los 20km marcha, entre otros grandes protagonistas italianos en Tokio 2020.

Italia reconoce desde el año 2000 a estos deportistas militares, cuando el Estado italiano generó y legisló un entramado de acceso. Para acceder a este tipo de cuerpos, los atletas deben superar unas oposiciones de carácter público; y que son específicas para hombres y mujeres deportistas de entre 17 y 34 años. Las pruebas además de físicas, son teóricas, y para poder ser considerado para ellas, se deben presentar méritos deportivos previos a nivel nacional.

Los atletas que acceden a estos cuerpos militares, no ejercen la profesión militar como tal, aunque están obligados a superar los entrenamientos e instrucciones de cada sección, según cuál sea su cuerpo. El Estado les paga un sueldo fijo para que los deportistas se puedan volcar por completo a entrenar y competir.

Una vez que superan las oposiciones previas entran con contratos públicos de cuatro años, desde el puesto más bajo del cuerpo policial o del ejército, serán los méritos deportivos los que faciliten que estos contratos se prorroguen otros cuatro años o que los deportistas asciendan en el entramado militar.

Cuando los atletas decidan poner fin a sus carreras deportivas pueden o continuar como entrenadores o trabajadores de su disciplina en las instalaciones deportivas; o bien incorporarse a los cuerpos que pertenecen en el rango que hayan alcanzado durante su trayectoria deportiva.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

3 + siete =