La revolución de las nuevas carreras al sprint en la Fórmula 1, el nuevo formato que se probará esta misma temporada

0
46

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta la Fórmula 1 en la actualidad es el problema serio que tiene para atraer a público joven. Progresivamente han ido perdiendo audiencias y, en parte, se debe al formato de los propios Grandes Premios, que consideran poco atractivo ya.

O al menos eso creen desde Liberty Media. Desde que Bernie Ecclestone se fue, los nuevos responsables de la FOM han ido implementando cambios en la competición que culminarán en 2022 con la entrada de una normativa que promete ser revolucionaria. Uno de ellos ya se ha estrenado este año, con la reducción de media hora de los entrenamientos libres de los viernes.

Tras meses de estudio para ver cómo se pueden hacer más interesantes los fines de semana, más allá de la propia carrera del domingo, y descartar soluciones como las parrillas invertidas, a imagen de lo que se hace en la F2 o la F3, han aprobado la entrada de una revolucionaria idea: carreras al sprint los sábados. La clasificación con Q1, Q2 y Q3, que ya lleva unos años, se verá sustituida por un nuevo sistema que este año se probará en los GPs de Gran Bretaña, Italia y Brasil, en Silverstone, Monza e Interlagos respectivamente.

El formato de los fines de semana con esta nueva configuración será:

El objetivo de esta reducción de entrenamientos libres para meter más acción en pista es acabar con las horas muertas que dejan los libres, muchas veces irrelevantes. Ahora mismo, a efectos prácticos, sólo importa la clasificación y la carrera, lo que reduce notablemente el interés en el resto de sesiones, algo que afecta a las audiencias televisivas y, con ello, al dinero que mueven. Con este formato, los tres días de Gran Premio tienen al menos una hora con interés y relevancia con respecto al resto del fin de semana.

Estos nuevos tres días obligan a los equipos a no bajar la guardia en ningún momento. Un error, un accidente o una avería dan al traste con todas las opciones para el resto de carreras. Amén de que el coste es mayor: para subsanarlo, la FOM se ha comprometido a pagar un extra de 420.000 euros a los equipos para compensar.

En las tres citas en las que se ensayará este formato se comprobarán las diferencias con lo visto hasta ahora, pero se abre un abismo para los equipos. Primero, las estrategias variarán radicalmente. Ahora tendrán que pensar desde el viernes en cómo actuar de cara al sábado y el domingo, y la propia carrera al sprint que sustituye a la actual clasificación tendrá más relevancia aún. ¿Cómo gestionarán los neumáticos? ¿Resistirán las mecánicas? ¿Y si hay una sanción el viernes que arrastre al resto del fin de semana?

Una situación que se puede dar: ¿arriesgará un piloto que va cuarto por ser tercero y ganar un punto o se guardará para salir en esa plaza el domingo? De momento, los equipos han aceptado y los pilotos lo esperan con ansia. Habrá que ver si funciona.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

13 − 4 =