La 'Rojita', como en Sídney 2000 y con un camino ya asfaltado hasta la gloria con la absoluta

0
68

La selección olímpica de fútbol se despide de Tokio 2020 su medallero cumpliendo con las expectativas y dándole a España una presea más para su medallero. El oro estuvo al alcance de su mano y no hubiese supuesto una sorpresa que un equipo del nivel del de De la Fuente se hubiese proclamado campeón, pero Brasil terminó siendo mejor y más eficaz.

Más allá de la medalla, la ‘Rojita’ se lleva un gran aprendizaje para el futuro: los errores se pagan. Unas palabras que deben de haber retumbado en las últimas horas en la cabeza de Carlos Soler, aunque este ‘se salva’ con su asistencia en el gol español, y Jesús Vallejo, los dos ‘señalados’ en el tanto que le dio la victoria a Brasil en los minutos finales de la prórroga.

Malcom penalizó un córner muy mal botado por el centrocampista para contragolpear y le sacó las costuras al defensa, que fue un mero espectador de los movimientos del brasileño, antes de plantarse solo contra un Unai Simón que poco pudo hacer para evitar el gol.

Sin embargo, de este torneo hay que sacar brotes verdes y no cavar la tumba de un equipo que ha mostrado tener algo que a España se le ha pedido mucho en los últimos años: carácter. Acusados de falta de gol y de juego, hay que recordar la personalidad que ha tenido esta selección para remontar un tanto en el descuento de Costa de Marfil y ganarle en la prórroga a Japón en casa, además de quedarse a pocos centímetros del oro olímpico con dos balones al travesaño contra Brasil.

La selección olímpica ha cosechado el primer metal en fútbol desde Sídney 2000, a quienes, precisamente, los de Luis de la Fuente han de tomar como ejemplo para alcanzar el éxito. Por rescatar algunos nombres de aquel equipo, destacan los de cuatro campeones del mundo: Xavi Hernández, Carles Puyol, Joan Capdevila y Carlos Marchena.

Una plata que a priori sabe a poco, con futbolistas tan ilusionantes como Pedri, Dani Olmo o Eric García, quienes han demostrado una proyección para estar al nivel de los mejores jugadores del mundo. Precisamente, los mismos que se hicieron un hueco entre los titulares en la Eurocopa, han sido los que han hecho soñar a la afición con repetir el éxito de Barcelona 92.

No pudo ser el oro, pero la selección deja la confirmación de que se está gestando una nueva camada de futbolistas que traerá muchas alegrías al balompié español.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

1 × 5 =