La selección femenina de baloncesto cae en cuartos y no tendrá medalla en un gran torneo por primera vez desde 2013

0
47

La selección española femenina de baloncesto ha quedado eliminada en cuartos de final del Eurobasket de Valencia tras sucumbir este miércoles ante Serbia (71-64), partido que se decidió en la prórroga y que pone el punto final a una racha de siete torneos internacionales con España subida al podio.

Oro europeo en 2013, plata mundial en 2014, bronce europeo en 2015, plata olímpica en 2016, oro europeo en 2017, bronce mundial en 2018 y oro europeo en 2019. Esa es la impresionante racha que concluye con la derrota ante un rival que se cobró venganza de lo ocurrido, precisamente, en las semifinales de dos de esos torneos (Juegos Olímpicos 2016 y Eurobasket 2019).

Y eso que España tenía encarrilado el partido a falta de 2:30 minutos, cuando dominaba por seis puntos (55-61). Desde ese momento el apagón ofensivo fue absoluto y no volvió a anotar una sola canasta en juego contando el tiempo reglamentario y la prórroga.

Serbia no lo desaprovechó para cobrarse venganza de lo ocurrido hace dos años en Belgrado y acalló La Fonteta con un parcial de 16-3 que le cita con Bélgica en semifinales.

Lo tuvo en su mano Cristina Ouviña a falta de 1,5 segundos del último cuarto, cuando dispuso de dos tiros libres con su equipo un punto abajo en el marcador. La jugadora del Valencia Basket anotó el primero, pero marró el segundo y el duelo se fue a la prórroga, donde España terminó de derrumbarse para encajar una dolorosa eliminación cimentada en Sonja Vasic (19) e Yvonne Anderson (17).

Cruel final para Ouviña (14), la máxima anotadora junto con una Astou Ndour (12) demasiado agotada por la intensa defensa serbia. En la grada lo veía Alba Torrens, ya recuperada del coronavirus que provocó su fatídica baja en este Eurobasket.

Dos viejos enemigos con muchas cuentas pendientes. Eso son España y Serbia, y no tardaron en demostrarlo elevando la dureza de sus respectivas defensas y convirtiendo cada punto anotado en un pequeño milagro. Los árbitros colaboraban permitiendo mucho contacto y las especialistas ofensivas lo tenían aún más difícil.

Solo escapó a tanta mordaza Ndour, autora de 12 puntos en la primera mitad pese a la intensa vigilancia serbia, traducida en continuas ayudas sobre la africana, que luego sí fue anulada. Con eso, la energía de Ouviña y la superioridad en el rebote, factor clave del que ya había avisado Lucas Mondelo, España intentaba la escapada con un parcial de 0-6 que parecía un mundo (17-25, min.15).

Pero cuando mejor carburaba llegó el apagón en ataque, cinco minutos sin anotar en los que el equipo de Marina Maljkovic se agarró al talento de Anderson para elevar su prestaciones. Maite Cazorla cometió tres faltas seguidas defendiendo a la base de origen estadounidense y al menos logró frenar su ímpetu. Ndour anotaba sobre la bocina del segundo cuarto para romper la mala racha local (23-27).

Serbia espabiló en el tercer cuarto a su temible ataque e hizo virar el partido a su favor impulsada por la talentosa Vasic, que no quería retirarse este verano sin haber disfrutado al menos una revancha. La defensa española, un muro durante todo el Eurobasket, veía abrirse unas grietas poco habituales y la anfitriona sufría en La Fonteta (43-38, min.28).

Cazorla llegó al rescate con un triple en el momento idóneo y el equipo de Mondelo reestablecía la igualdad justo antes del último cuarto (43-43), que se planteaba como la reválida final a la rivalidad entre españolas y serbias.

Una canasta de la propia jugadora del Perfumerías Avenida fue la última que España metió en el partido sin el reloj parado. Parecía que la faena estaba hecha, pero un triple de Anderson y una canasta de puro talento de Vasic ponían por delante a las balcánicas a falta de 18 segundos (62-61).

La falta de Jelena Brooks sobre Ouviña dejaba el partido en un puño, pero solo alcanzó para la prórroga y en el tiempo extra la vieja rivalidad cambió de signo, con Serbia notando el descanso de tener un partido menos en las piernas. Tras esta decepción, España jugará el sábado contra Rusia para intentar capturar una de las plazas que permiten seguir aspirando al Mundial 2022.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

9 + 14 =