La Superliga se mira en el espejo de la Euroliga, pero no se asemeja a las grandes ligas americanas

0
49

La Superliga no es algo nuevo en el deporte europeo. De hecho, los pasos que está dando la nueva competición continental de fútbol sigue un patrón que en su día ya dejó marcado la Euroliga de baloncesto, cuando varios clubes plantaron cara a la FIBA y decidieron marchar por libre, allá por el año 2000.

Después de que la FIBA firmase por su cuenta y riesgo, sin contar con los clubes, un contrato televisivo con la cadena suiza ISL, ocho de los equipos más potentes del continente dieron forma a la Euroliga. Real Madrid, FC Barcelona, Baskonia, Olympiakos, AEK de Atenas, Bennetton de Treviso, Fortitudo Bolonia, Kinder Bolonia y Zalguiris crearon la Euroliga, rompiendo con el máximo organismo baloncestístico mundial.

Al igual que está sucediendo con la Superliga, la Euroliga recibió amenazas de la FIBA. El por entonces secretario general Borislav Stankovic aseguró que “si los clubes se mueven al margen de la FIBA y de las federaciones nacionales, sus jugadores quedarán fuera de las competiciones internacionales”. Nunca se cumplió, aunque a día de hoy la guerra entre la FIBA y la Euroliga sigue relativamente abierta con las ‘ventanas FIBA’ clasificatorias para los torneos internacionales de selecciones, a las que los jugadores de equipos de Euroliga no pueden asistir por coincidencia de calendarios.

Sin embargo, la estructura de la Euroliga que más se parece a la de la Superliga es la que se mantiene desde 2015, cuando firmó un contrato con IMG y se volvió más ‘cerrada’ de lo que ya era. Los 11 equipos con ‘licencia A’ (Real Madrid, FC Barcelona, Baskonia, Anadolu Efes, Fenerbahce, CSKA, Armani Milan, Maccabi, Olympiacos, Panathinaikos y Zalgiris) aprobaron la reducción de participantes, de 24 a 16. A esos 11 equipos con plaza fija durante diez años en la Euroliga se suman los campeones de tres ligas, el campeón de la Eurocup y un equipo salido de una fase previa. Con el tiempo, Bayern y ASVEL consiguieron también una licencia permanente y las plazas por méritos se redujeron más aún, creando un formato que a día de hoy sigue funcionando a pleno rendimiento.

Florentino Pérez lleva mucho tiempo ya hablando de la posibilidad de incluir al Real Madrid de baloncesto en la NBA o en una especie de ‘división europea’ de la Liga. Muchos ven ahora en la Superliga una versión futbolística de esa NBA tan deseada por Florentino. Sin embargo las similitudes no son tan claras como con la Euroliga.

Las cuatro grandes ligas norteamericanas, es decir, NBA, NFL de fútbol americano, MLB de béisbol y NHL de hockey sobre hielo, son completamente cerradas. No hay ascensos ni descensos, y la entrada de nuevas franquicias o equipos debe ser consensuada y aprobada por todas las que componen la competición. Además, a excepción de las de la NFL, todas las franquicias de todas las ligas cuentan con equipos de desarrollo para la formación de talento emergente.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

14 − 2 =